El mes de julio ha sido una montaña rusa de emociones para el brasileño Felipe Nasr… Comenzó con un diagnóstico positivo de COVID-19, lo que provocó que se perdiera las Daytona 240 el 4 de julio. Luego del tratamiento y obtener pruebas negativas que mostraban que estaba libre de la enfermedad logró la semana pasada unirse al equipo Whelen para el Gran Premio Cadillac de Sebring y triunfar junto a Pipo Derani.

«Qué regreso!» Dijo Nasr. Llegar a Sebring ya había sido una victoria para el brasileño de 27 años: «Te digo que fue muy difícil«, dijo Nasr. “Nunca en mi carrera, por ninguna razón, tuve que hacerme a un lado. Pero era algo que no estaba en mí controlar. Todo lo que hice fue tomar el camino honesto, decir la verdad para proteger al equipo. Lo primero que hice fue asegurarme de que todos estuvieran informados, en el equipo y la serie«.

Tomamos la decisión correcta, perderme Daytona. Afortunadamente me recuperé rápido ¡Y aquí estoy yo! me siento genial, fantástico, lleno de energía y por suerte pude traer la victoria para Action Express Racing «.
Gaby Chavez fué su suplente para las Daytona 240, logrando con Pipo Derani un quinto lugar. Pero Derani está encantado de reunirse con su buen amigo y copiloto habitual.
«Gabby hizo un muy buen trabajo para nosotros en Daytona, pero quedé muy feliz cuando descubrimos que Felipe podía volver para competir aquí«, dijo Derani. «Hemos desarrollado una asociación tan fantástica entre nosotros dos y los ingenieros también. Todo funciona sin problemas todo el tiempo«.
«Cada vez que pierdes incluso una pequeña pieza de ese rompecabezas, hace la diferencia«, continuó Derani. «Estoy feliz de que haya vuelto. Nos lo hemos pasado genial todo el fin de semana: ha sido fantástico compartir nuevamente la experiencia de un fin de semana de carreras con Felipe y logra el éxito que merecía este equipo«.