Maserati 300S (1957)

Se trata del Maserati 300S que utilizara Juan Manuel Fangio, el chasis #3069 es uno de los 26 autos producidos.  Maserati inscribió el #3069 para Fangio en el Gran Premio de Portugal bajo el estandarte de Scuderia Madunina.

Luego, el auto fue entregado a Marcello Giambertone, director de carreras de Fangio, y fue uno de un par de autos exportados a Sudamérica para su equipo de carreras, Organprix. En diciembre del año (1957), que Fangio obtuvo tres victorias más al volante de este 300S, en dos carreras en el Gran Premio Interlagos de São Paulo, luego en el Gran Premio de Río de Janeiro

Maserati 300S / Juan Manuel Fangio

El 300S se usó durante dos temporadas en el Campeonato Mundial de Automóviles Deportivos y es la contraparte deportiva del inmortal 250F (monoplaza). Su motor de seis cilindros en línea y tres litros con doble árbol de levas era muy parecido, pero con una carrera más larga. Compartía el tren de rodaje del 250F, con horquillas delanteras y muelles helicoidales, un eje trasero tipo Dion y una caja de cambios transversal montada en la parte trasera. Con carrocería hecha por Fantuzzi.

Maserati 300S

A los conductores de la época les encantaba ponerse al volante del 300S, cuya característica principal era su equilibrio y excelente manejo. Estas cualidades permitieron que el 300S fuera más rápido en el circuito que muchos competidores de mayor cilindrada. El 300S era uno de los favoritos de Sir Stirling Moss, quien lo llevó a una famosa victoria de 1000 km de Nürburgring en 1956 con Piero Taruffi, Harry Schell y Jean Behra. Mencionemos también a pilotos como Masten Gregory o Caroll Shelby.

Maserati 300S

Maserati 300S

El #3069 corrió en Sudamérica hasta 1972, en manos de varios empresarios, playboys y aventureros sudamericanos. Redescubierto por Colin Crabbe, fue repatriado al Reino Unido y luego restaurado por primera vez a principios de la década de 1980, con más trabajo en los años siguientes.

Maserati 300S

Siguió una serie de propietarios/conductores destacados, incluido el conde Vittorio Zanon de Valgiurata, el renombrado coleccionista parisino Michel Seydoux, Lord Laidlaw y su actual propietario, que la ha mantenido durante más de veinte años. En sus manos, el #3069 se usó con gran éxito, compitiendo en esas históricas carreras en Nürburgring y Spa, el Ferrari/Maserati Historic Challenge, la Mille Miglia dos veces y muchas más.

Héctor Daniel Oudkerk 

fuente: endurance-info.com