En las pasadas 24 Horas de Le Mans tuvimos novedades sobre el hypercar de Peugeot, el de ByKolles, la convergencia entre Mundial de Resistencia y Estados Unidos con sus LMDh, el desarrollo del prototipo de hidrógeno… y el anuncio de que Alpine ingresa a la categoría máxima del WEC usando el LMP1 hasta ahora empleado por Rebellion Racing ( Rebellion R13-Gibson construído por Oreca) y que terminaron segundo y cuarto en las 24H.

El anuncio de Alpine ha hecho saltar todas las alarmas en Toyota, dejando claro desde el primer momento su director técnico Pascal Vasselon que «no están dispuestos a aceptar que un auto bajo un reglamento extinto, pueda batir a sus hypercars luego de gastar millones en su desarrollo«. Lo perciben como competencia desleal. Pero el ACO recibe con los brazos abiertos la idea de una nueva marca como Alpine (es decir Renault) participando de forma oficial. Al fin y al cabo era la propia Toyota quien pedía por rivales para que sus victorias tuvieran algún sentido y no como en los últimos tres años…

¿Pero por qué es una amenaza para Toyota que sigan corriendo los mismos Rebellion R13 a los que ha aplastado los últimos años en el Mundial de Resistencia? Pues porque no resulta fácil imaginar cómo FIA y ACO lograrán ralentizar hasta 15 segundos por vuelta en Le Mans un LMP1 que este año giró en 3:15 y marcó vuelta rápida de carrera (en teoría los hypercars rodarán en 3:30) sino que además Rebellion ha demostrado que el R13 con su motor Gibson es un producto muy fiable y Alpine dispondrá así de algo probado y confirmado frente a unos hypercars que afrontarán su primera carrera de 24 horas.

Y además todo en manos del equipo Signatech Alpine que ha sido el dominador en LMP2 y que tendrá apoyo de la fábrica Renault y Oreca. Eso significa pilotos oficiales y desarrollo de un auto que ya tenía buena base. Lo contrario de lo que se imaginaban todos cuando dejaron la puerta abierta a los LMP1 transformados en LMGh un año más… Si fuera un privado al uso, los organizadores ya se encargarían de tirarlo para atrás, pero con Alpine y Renault la cosa es muy diferente
Al dársele esta chance Alpine tiene una oportunidad histórica de conseguir un triunfo en Le Mans y seguro que van a querer aprovecharla…después de todo Toyota corrió sola demasiado tiempo así que mucho no puede quejarse.

fuente Diariomotor Competición