Ya ha comenzado a operar un Tesla Model 3 convertido en taxi, es la primera unidad que ofrece este servicio de transporte en la ciudad de Nueva York por ahora único en la emblemática urbe norteamericana.
El Tesla Model 3 ha sido recientemente aprobado la Comisión de Taxis y Limusinas de la Cuidad de Nueva York para homologarse como taxi. En realidad no se trata del primer eléctrico que hace las veces de taxi en la ciudad ya que la Nissan NV200 ya se usa con éxito.
Lo primero que llama la atención de este Model 3 convertido en taxi es que es su vistosa carrocería amarilla, con los rótulos que distinguen a todos los taxis de la ciudad, así como las luces del techo y el identificador del taxi en cuestión.
Además, al acceder al habitáculo, se le colocó la clásica mampara que separa la fila delantera de la trasera, pero además lleva integrado un datáfono para efectuar el pago con tarjeta y un display de información que va colocado en el reposacabezas del asiento del copiloto
Ahora bien, este taxi trae consigo las ventajas inherentes al Model 3, como por ejemplo el enorme display multimedia de tipo tablet y en disposición horizontal, así como los sistemas de seguridad y asistencia a la conducción que equipa este auto
Y a eso hay que sumarle la expectación que suscita el Model 3 convertido en taxi: «Muchas personas me paran cada día solo para hacerle fotos al coche«, comenta su chofer.
También opina que la inclusión del Tesla Model 3 en los vehículos homologados para taxi en la ciudad será bueno para el sector, que igualmente allí se ha visto golpeado por las plataformas VTC (vehículos de transporte con conductor) que ya cuentan desde hace tiempo con modelos Tesla.
El tema de la famosa autonomía y el tiempo de recarga en usos profesionales…¡¡¡ 
Este taxista señala que con las baterías cargadas por completo ofrece una autonomía de 386 kilómetros, aunque esa cifra tampoco es la real: «No son 386 kilómetros exactamente, sino unos 129 kilómetros en días fríos» ya  que la batería de un coche eléctrico sufre cuando la temperatura es muy baja o elevada, incidiendo en la autonomía.
En lo que respecta a la carga, pues también supone un ligero inconveniente: en vez  de cinco minutos tarda una hora en recargar las baterías de su taxi ( en un hypercharger Tesla). 
Finalmente otro problema con el que se topa el Model 3 taxi es la apertura de puertas ya que las manijas exteriores van escondidas en la carrocería, por lo que hay muchos clientes se rompen la cabeza pensando como abrirlas y el chofer tiene que bajar para dar el instructivo correspondiente….