98ª edición de la Subida a Pikes Peak…. 20 kilómetros cronometrados, unas condiciones meteorológicas casi impredecibles y 156 curvas sin ningún favorito claro.  
Clint Vahsholtz, con un Open Wheel powered by Ford, un prototipo artesanal ganó por solo 6 décimas. A pesar de que los Porsche 911 GT2 RS Clubsport dominaron la clasificación, los Open Wheel volaron sobre el asfalto de la montaña de Colorado Springs para lograr las dos primeras posiciones. No fue fácil ya que finalmente hubo hasta cuatro pilotos en menos de dos segundo, con Vahsholtz logrando la victoria con un tirmpo de 9:35.490, algo que no solo le otorga la victoria absoluta, sino que le permite mejorar su récord entre los Open Wheel que llevaba clavado desde 2017 en 9:35.747, también con el Ford Open.

No se pudo ver si David Donohue iba a ser o no finalmente un rival a la altura de los prototipos. Al volante del Porsche 911 GT2 Rs Clubsport, el fue el que se llevó el mejor tiempo en los dos primeros parciales. Pero un pinchazo en el 911 le hizo tener que retirarse en una prueba.