A principios de 2022, el Grupo Stellentis decidió limitar su oferta de furgonetas en el mercado europeo únicamente a variantes eléctricas para reducir sus emisiones de CO2 en el mercado europeo. Una decisión que supuso un duro golpe para las ventas, ya que el ë-Berlingo resultó ser casi el doble de caro que su homólogo de gasolina.

Como resultado, los compradores habían desaparecido y se fueron refugiado en la competencia. Por ejemplo Toyota continuó vendiendo el ProAce City Verso técnicamente casi idéntico con un motor de gasolina.

Citroën Berlingo

El Citroën Berlingo con motor de combustión interna no había desaparecido por completo de la gama, ya que todavía estaba disponible como base para la conversión en un automóvil para personas con movilidad reducida. Pero ahora, Stellantis está dando un giro completo, ya que el nuevo Berlingo recientemente rediseñado también estará disponible para pedidos con motores de combustión. Y estamos hablando tanto a la gasolina como Diésel.

Lo mismo ocurre con Opel y Peugeot, donde el Combo y el Rifter, respectivamente, vuelven a estar disponibles con motores de combustión. El objetivo es limitar los volúmenes de producción para no aumentar demasiado las emisiones medias de CO2 en la UE y evitar multas de las autoridades europeas. 

En concreto, se trataría del 1.2 Puretech 110 y el 1.5 BlueHDi 100/130 del Citroën Berlingo y el Peugeot Rifter. O el 1.2 Turbo y el 1.5 Turbo D si compras un Combi de Opel. Por supuesto, las variantes eléctricas siguen estando en el catálogo por si alguno las quiere.

Héctor Daniel Oudkerk (https://diarioautomotor.com.ar/)