El gobierno de Meloni quiere que Stellantis produzca 1 millón de vehículos en Italia al año, mientras que fabricante de automóviles solo interesado por su reducción de costos.

La primera ministra italiana, Giorgia Meloni, criticó a Stellantis por el hecho de trasladar la producción de automóviles a países de menor costo en un momento en que la industria automotriz está en pleno proceso de cambiar a la electrificación.

Primer Ministro de Italia, Sta. Giorgia Meloni

«Queremos defender el interés nacional, establecer una relación equilibrada con Stellantis para defender la producción en Italia«, dijo Meloni a los legisladores en Roma. «Si quieres vender un coche en el mercado internacional anunciándolo como una joya italiana, entonces ese coche debe ser producido en Italia».

El grupo Stellantis con sede en Ámsterdam, es propietario de las marcas italianas Fiat, Lancia, Maserati y Alfa Romeo. Fue criticado al trascender informes de que envió a sus proveedores italianos una carta mostrándoles las oportunidades de inversión en Marruecos, un país al que varias empresas de la industria automotriz han estado recurriendo para una producción de vehículos eléctricos más barata. Claramente estaban alentando para que los autopartistas italianos se trasladen a Marruecos.

El consejero delegado de Stellantis, Carlos Tavares, que nunca rehúye criticar a los políticos, dijo a los periodistas el martes que «la línea dura de Italia sobre los incentivos a los vehículos eléctricos ha significado una pérdida de producción en la planta de Mirafiori de la compañía en el último año».

CEO de Stellantis, Carlos Tavares

Cuando se le preguntó específicamente sobre la carta a los proveedores italianos el martes, Tavares respondió que los proveedores, al igual que los fabricantes de automóviles, deben ser «creativos» sobre las formas de reducir los costos dado el costoso cambio que enfrenta la industria.

«Stellantis está fuertemente comprometida con Italia«, dijo el fabricante en un comunicado enviado por correo electrónico el miércoles. «La compañía ha invertido varios miles de millones de euros en operaciones italianas para nuevos productos y centros de producción«.

El consejero delegado, de 65 años, ha estado dirigiendo Stellantis, un gigante con 14 marcas creado por la fusión en 2021 de la italiana Fiat Chrysler y la francesa PSA Group, con un puño cerrado e implacables recortes de costes que han llevado a una rentabilidad récord.

«Estoy pensando en la supuesta operación de fusión entre FCA y el grupo francés PSA, que en realidad ocultó una adquisición francesa del histórico grupo italiano«, dijo Meloni el miércoles. «No es casualidad que las opciones industriales del grupo tengan en cuenta las solicitudes francesas mucho más que las italianas«.

Recordemos que el CEO de Fiat y Abarth es el francés Olivier François y el CEO de Alfa Romeo es el también francés jean-Philippe Imparato por lo que en las principales empresas italianas se está hablando francés cuando se toman decisiones.

CEO de Fiat y Abarth es el francés Olivier François

CEO de Alfa Romeo es el francés jean-Philippe Imparato

El equilibrio entre Italia y Francia en el consejo de administración de Stellantis ha sido un punto de fricción en el pasado. Francia posee una participación del 6,1 por ciento en Stellantis a través de la estatal Bpifrance, y tiene representantes en el consejo de administración de la empresa. Italia no tiene intereses ni representantes.

Sin duda, Tavares también ha tenido enfrentamientos con el gobierno francés en el pasado, especialmente en la producción de vehículos eléctricos.

Las declaraciones de Meloni se producen después de las disputas con Francia. Sus relaciones con el presidente Emmanuel Macron fueron tensas al inicio de su mandato. También hay una larga historia en Roma de acritud hacia París por las adquisiciones de empresas francesas en Italia que se consideraban dominantes.

Por el contrario, Meloni y el canciller alemán, Olaf Scholz, se han acercado en los últimos meses, encabezando una serie de negocios entre sus países.

Héctor Daniel Oudkerk