SsangYong insiste con un nuevo vehículo para tratar de mejorar sus registros en el Dakar tras dos participaciones consecutivas con buenas actuaciones.

Acaban de presentar el SsangYong Korando DKR que toma la imagen del SsangYong Korando para su carrocería . Esta recubre un chasis multitubular de cromo-molibdeno que ahora es más ligero, más resistente y que ofrece un centro de gravedad más bajo para poder así hacer más manejables los 1.700 kg que pesa el conjunto. El motor es un V8 con nada menos que 6,2 litros capaz de entregar 450 CV y 550 Nm de par máximo con el objetivo de permitir a sus pilotos rodar a una velocidad de 195 km/h. 

Además de contar con un chasis bueno y una mecánica a la altura, todos y cada uno de los aspectos que intervienen en carrera han sido pensados al máximo con el objetivo de contener el peso, mejorar su reparto y facilitar las labores de reparación . A su vez, también se ha cuidado mucho el hacerles las cosas más fáciles a los pilotos Óscar Fuertes y Diego Vallejo durante las maratonianas jornadas de las que estará compuesta la cita (con más de 12.000 kilómetros), como su posición más elevada para mejorar la visibilidad, la instalación de gatos hidráulicos más potentes y rápidos, la colocación de las ruedas de repuesto bajo el habitáculo para dejarlas más a mano ante un pinchazo en medio de la nada, etc. 

Óscar Fuertes y Diego Vallejo 

La idea este año es aumentar la velocidad media en carrera para tratar de hacerla más interesante para todos añadiendo, además, una ventaja comentada por el propio Fuertes: «al tratarse de un recorrido nuevo, todos vamos a ciegas y las cosas estarán mucho más igualadas«.