Sony se lanzó al sector automotriz a principios de año con un prototipo 100 % eléctrico que presentó en el CES de las Vegas: el Sony Vision-S. El sedán, que ha sido fabricado en Graz, Austria, se encuentra en Tokio para empezar sus pruebas en las carreteras públicas en algún momento de este año.
A pesar de que Sony creó el Vision-S para mostrar toda su tecnología a los fabricantes, parece que tiene planes más allá de un simple prototipo y podría ser un nuevo competidor en la esfera del auto eléctrico.
El Sony Vision S tiene capacidad para cuatro pasajeros , una longitud de 3,00 m, una anchura de 1,90 m y pesa 2.350 kg. Cuenta con dos motores eléctricos, uno delantero y otro trasero, de 200 kW cada uno (es tracción total), y promete hacer el 0 a 100 km/h en 4,8 segundos. De momento, no hay datos acerca de la autonomía.

La compañía nipona ha utilizado una plataforma que permite adaptarla a todo tipo de vehículos, desde berlinas y compactos hasta SUV.

El Sony Vision-S cuenta con un total de 33 sensores que se reparten por dentro y fuera del vehículo, así como múltiples cámaras y radares ultrasónicos. Esta red de sensores permite el reconocimiento de 360 ​​grados de las condiciones del tráfico, convirtiendo el concept en un avanzado dispositivo con ruedas.
También tiene funciones avanzadas de control de crucero, estacionamiento automático y cambio de carril automático -lo que equivaldría, más o menos, a un nivel 2 de autonomía-. Sony quiere alcanzar el nivel 4 de autonomía con actualizaciones de software «continuas», asegura.
La conectividad está habilitada por una red 5G y actualizaciones del sistema por aire (OTA).
Sony ha equipado la cabina de su coche eléctrico con sensores que monitorean la expresión facial y el movimiento corporal de los conductores para medir sus niveles de concentración y fatiga, enviando alertas según sea necesario. También por reconocimiento facial se prepara el auto automáticamente a gusto de cada conductor en cuanto a posición de manejo, gustos de música, colores de la iluminación etc. En el interior nos encontramos con una enorme pantalla panorámica al estilo del Byton M-Byte para convertir el vehículo en una sala de estar con audio inmersivo 360 grados.

Lo interesante es ver cómo valoran las generaciones Y o Milennials y mucho más la Z este tipo de autos y su tecnología…lo que menos les interesa es saber las características del motor…ver video