En los últimos seis meses, se ha tenido progresivamente más información sobre el verdadero sucesor de McLaren F1 de Gordon Murray. Ahora la espera para ver este nuevo superdeportivo ha terminado. Este es el GMA T.50, la expresión más pura del automóvil de uno de los ingenieros y diseñadores automotrices actuales más importantes y el resultado podría ser el último de su tipo: el último superdeportivo analógico.

El automóvil en sí es una máquina muy especial, sin limitaciones de dinero, sin compromisos, sin compartir plataformas, sin turbocompresor, sin caja de cambios automática….

Está respaldado por un chasis de fibra de carbono, tiene un diseño de asiento central, funciona con un motor V12 de aspiración natural y transmite su potencia a la carretera solo a través de las ruedas traseras, pero combina estos ingredientes notablemente simples con los avances tecnológicos reunidos en los precedentes 28 años para crear la interpretación actual de Murray del «auto del conductor perfecto«.

El chasis y los paneles del cuerpo monocasco de fibra de carbono del T.50 pesan colectivamente menos de 150 kg, una cifra asombrosamente baja teniendo en cuenta las normas de seguridad que deben cumplirse en 2020. La cabina se presenta en una configuración de tres plazas, con cada uno de los tres asientos. También construido de carbono. 
Si bien la fibra de carbono también se usó en el McLaren F1, Murray admite que fue una aplicación experimental temprana del material en un automóvil de carretera, según su experiencia en la Fórmula 1. El T.50 se beneficia de 30 años de desarrollo en fibra de carbono, permitiendo que su chasis sea 20-30 kg más liviano que el F1, pero dos veces más rígido y más cómodo en su interior.

Cada componente ha sido dirigido en nombre del ahorro de peso. (cosa que los diseñadores acyuales parecen haber olvidado aún en autos deportivos muchoas de ellos cercanos a las 2 toneladas). La caja del pedal, por ejemplo, viene en 300 gramos más liviana que la F1, mientras que el parabrisas súper delgado es un 28% más liviano que las aplicaciones de vidrio automotriz típicas.

El T.50 es increíblemente compacto: es más corto y más bajo que un Porsche Cayman, y solo 40 mm más ancho a pesar de su motor V12, su compleja aerodinámica y su interior de tres asientos. El resultado de estas modestas dimensiones y el ligero peso que lo acompaña es una cifra de peso en vacío bastante sorprendente de solo 987 kg, líquidos incluidos.

El motor V12 del T.50 es completamente a medida, y ha sido diseñado entre Murray y Cosworth para un conjunto muy específico de objetivos en construcción, capacidad y diseño. El motor de 3994cc presenta un ángulo de banco de cilindros de 65 grados, con un diámetro de 81.5 mm y una carrera de 63.8 mm. Tiene una aspiración natural, funciona con una relación de compresión de 14: 1 y ha sido diseñado para una respuesta máxima tanto como su potencia. Imagen eliminada.
La potencia máxima de 654 bhp llega a 11.500 rpm, con el pico de torque de 345 lb a 9000 rpm.
El giro máximo del motor es de 12.100 rpm, un récord para un automóvil de producción. Pero aún más sorprendente es su tasa de ganancia de revoluciones, el V12 capaz de aumentar una impresionante velocidad de 28.500 rpm por segundo.  Para lograr esto, las partes móviles internas han sido deshilachadas del mayor peso posible: la manivela de acero pesa solo 13 kg, y las bielas y las válvulas son de titanio, todo para reducir la masa rotacional
Esto contribuye a la increíblemente baja cifra de peso total de 178 kg del V12, un récord para un motor de automóvil V12 .
El exclusivo pack aerodinámico del GMA T.50 incluye desarrollos de características de los antiguos autos de Fórmula 1 de Gordon Murray, así como de los modernos autos de F1 y carretera.

Tiene un ventilador de 40 cm montado en la parte trasera, que puede aspirar el aire que pasa debajo del automóvil y hacerlo salir por el difusor trasero para aumentar la carga aerodinámica. Los conductos debajo del piso, junto con el diseño único del ventilador, eliminan la necesidad de la «falda» que se encontraba en el «auto ventilador» Brabham BT46B diseñado por Murray a fines de la década de 1970. El ventilador también funciona como una ayuda de enfriamiento para el V12 cuando es necesario.

El T.50 tiene un total de seis modos aerodinámicos diferentes, dos de los cuales se activan automáticamente sin intervención del conductor, y los otros cuatro son seleccionables.
Los cuatro modos adicionales incluyen el modo de carga aerodinámica alta para una conducción rápida en carretera o pista. 
Para probar estos modos, GMA se asoció con el equipo Racing Point de Fórmula Uno para utilizar su túnel de viento en Silverstone. 
Al igual que con muchos otros elementos del T.50, es imposible no establecer paralelismos entre el nuevo automóvil y el McLaren F1. Su ADN compartido es obvio en el diseño, con proporciones similares que sustentan una estética que es más compleja y contemporánea en el T.50 que su predecesor de los 90.
La entrada de aire montada en el techo significa que no se requieren tomas de aire a gran escala en los lados del cuerpo, lo que les brinda una simplicidad que no se ve en rivales como Valkyrie o McLarens contemporáneos. 

Cualquier complejidad en el diseño del T.50 se guarda casi exclusivamente para la parte trasera, que necesitaba integrar el ventilador, el difusor debajo de la carrocería, la refrigeración, la iluminación y las salidas de escape en un espacio relativamente compacto. Mientras que la F1 compartió sus luces traseras con un camión Iveco, las unidades LED del T.50 son personalizadas y, como era de esperar, livianas.

El diseño del asiento central del automóvil ha determinado en gran medida la arquitectura interior, pero las interfaces y los controles son puramente Murray.

El volante está libre de controles , mientras que las pantallas táctiles son notables por su ausencia; en cambio, el conductor interactúa con el automóvil a través de seis perillas de control que flanquean el grupo de instrumentos
El cuentarrevoluciones situado en el centro es analógico, mientras que a ambos lados hay pantallas digitales que dividen la información del conductor y el infoentretenimiento /navegación.

La palanca de transmisión manual brota a la derecha del conductor en una estructura de carbono y aluminio en voladizo que también expone el movimiento de la palanca debajo.

Se construirán un total de 100 T.50, comenzando en 2022 y con un precio de £ 2.36 millones. Dada la reputación de McLaren F1, no es sorprendente escuchar que la mayoría de la producción ya ha sido asignada, con una fuerte recepción de Japón y Estados Unidos.