Pasó hoy un cuarto de siglo del extraordinario triunfo de McLaren en LeMans…fue el 18 de junio de 1998 cuando McLaren ganó en su primer intento las 24 Horas de Le Mans. El modelo F1 GTR pasó así a la historia de la competición…era el más rápido auto de calle en ese momento y además ganaba en la pista la principal carrera de endurance.
Todo esto se debió a la genial idea del gentleman driver Ray Bellm, el cual pidió a Ron Dennis que hiciera una versión de carreras del McLaren F1.

Ron aceptó el reto a cambio de que Ray encontrara otros tres compradores para otras tantas unidades de competición con las que justificar los costos que supondrían un programa como este. 

Solo unos meses más tarde, de los tres McLaren, el auspiciado la Clínica Ueno de Tokio #59 (los otros eran los de Gulf West y el de Harrods), triunfaba en las 24 Horas de Le Mans de 1995.
Uno de sus pilotos el francés Yannick Dalmas  recuerda hoy que inicialmente se mostraba escéptico sobre el potencial real de las máquinas de Gordon Murray para enfrentar a prototipos como el Kremer K8 (motor Porsche), Ferrari 333 SP – que respectivamente han ganado las 24 Horas de Daytona y las 12 Horas de Sebring, y varios Courages ( Porsche). Antes de dar su respuesta, Yannick pide ver de cerca este bonito GT.

Respondiendo a sus deseos, McLaren organizó una prueba en Silverstone con el chasis de desarrollo. «El auto me pareció pesado», recuerda el hombre. Estaba rodando y la precisión del control de la caja de cambios con cable dejaba mucho que desear«. En resumen, estaba bastante decepcionado. Sin embargo, me sorprendió gratamente el motor, que tenía un par fenomenal y un sonido excepcional. 

Presente, Gordon Murray le ofrece un contrato formando equipo con J.J. Lehto, su compañero de equipo en DTM, y un piloto japonés (Masanori Sekiya) que traería el patrocinador. «Le respondo enumerando los puntos que me sorprenden y en los que debemos trabajar, luego pido hablar nuevamente después de una segunda sesión de pruebas«, continúa Yannick.
El equipo regresa a Silverstone para ir luego a Magny-Cours a fines de mayo para una simulación de 24 horas. El francés aprecia especialmente la atmósfera buena del equipo y se deja tentar. «Hubo entusiasmo y buena voluntad, incluso si a veces tuvimos que improvisar«, recuerda. Durante la simulación, el ritmo es fuerte pero no excesivo. El control de la caja de cambios aparece como el talón de Aquiles del auto inglés, la tendencia a alargar el cable tiene repercusiones en el motor. La dirección sin asistencia también complica por su dureza. El frenado sin servo requiere que los pilotos ajusten su conducción, y una iluminación deficiente hace que agreguen luces al centro del capot. Durante las vueltas, Yannick y los pilotos presentes, que representan a los otros equipos de McLaren, mejoraron mucho al F1 GTR…pero cuando las cabezas pensantes de Woking le piden su opinión a Yannick, él responde: «La tarea va a ser muy, muy difícil.«
Ya en Le Mans hay un grupo motivado pero en reserva. A cargo de la calificación, Lehto registró el mejor tiempo de los siete McLarens presentes en 3’57»18 sin buscar un rendimiento absoluto, pero aún a 11 » de la pole, lograda por el veloz Welter Racing WR95 con motor Peugeot .    
El F1 GTR #59 de Kokusai Kaihatsu Racing incluso está precedido en la clase GT1, por tres Ferrari F40. Como precaución, al haber pasado de vueltas el motor J.J. si biens BMW asegura que el V12 puede manejar fácilmente este tipo de incidente, insisto en que lo revisen dice Yannick. Finalmente, se dan cuenta de que los pistones han tocado las válvulas. ¡Tenemos que cambiar el motor, que tomará todo el viernes y nos obligará a realizar un shakedown en el aeropuerto alrededor de la medianoche! «
El sábado por la mañana, Dalmas y sus compañeros de equipo son muy escépticos. Pero cuando ven las nubes oscuras no muy lejos del circuito, las sonrisas regresan. Dice Yannick... «A cargo del comienzo, mientras me concentraba en la caravana, escuché caer unas gotas. Entonces me dije a mí mismo que un milagro era posible «. La lluvia tardará una hora en llegar a la fiesta. Pero entre los autos involucrados en la falla, figura …el  F1 GTR #59. Yannick golpeó los neumáticos en la chicane Dunlop, por suerte a un ritmo lento. Después de dos horas de carrera, McLaren de Derek Bell-Justin Bell-Andy Wallace está en la punta. los F1 GTR monopolizan los tres primeros mientras que Yannick es noveno. Pero Paul Lanzante ordenó a sus pilotos que preservaran la caja manejada por cables. Yannick,  había pedido engrasarlo en toda su longitud para mantener el mejor deslizamiento posible. Mientras que los prototipos desaparecen uno tras otro de los primeros lugares, dominan los McLarens. Nielsen-Bscher-Mass y la familia Bell creerán por un tiempo en sus estrellas de la suerte, pero el control del embrague o la caja de cambios terminará con sus sueños.

Sin embargo, antes de llegar al escalón más alto del podio, Dalmas, Lehto y Sekiya, están asustados… «Todos hicimos algunos trompos y sobrevivimos a los temibles aquaplanings a pesar de los esfuerzos de los técnicos de Michelin que ampliaron las rayas de los neumáticos«, enfatiza el francés. Así logramos ganar tres segundos en la vuelta, lo que nos permitió ejercer presión sobre los autos que tenemos delante. 

Andretti con el Courage C34 Porsche su principal adversario había perdido cinco vueltas después de que golpeara los guard rail cuando trataba de adelantar en las curvas Porsche.
A partir del domingo por la mañana, el #59 nuevamente la presión del trío Andretti-Wollek-Hélary que, en una pista nuevamente seca, logró recortar dos de las tres vueltas detrás perdidas por la noche.

Pero finalmente perderán por tres minutos y no logran evitar que McLaren pueda ganar Le Mans en su primera participación.

«No tuvimos problemas con la caja porque tuvimos mucho cuidado«, dijo Dalmas. «Y una vez que la pista estaba seca, fuimos lo más rápido posible sin dejar de ser razonable. Teníamos un gran grupo. Los mecánicos eran británicos, los fabricantes de motores alemanes, los pilotos eran finlandeses, franceses y japoneses, que requerían un intérprete. Detalles como la posición central de manejo dificultaba el cambio de conductores, acordamos mantener el mismo asiento. Para facilitar la maniobra, cortamos la parte superior e inferior del volante. Fue gracias a estos detalles que marcamos la diferencia sobre los otros McLarens, cuyos conductores fueron menos cuidadosos que nosotros. Un día, hablé sobre ello con Derek Bell , quien admitió que nunca habían pensado en lubricar el control de la caja de cambios…»

En retrospectiva, Yannick Dalmas, quien nunca más ha tomado el volante de un F1 GTR, cree que «es un verdadero GT que, sin la lluvia, nunca hubiera ganado. Pero ella estaba allí en el momento adecuado«…

El McLaren F1 GTR había llegado a Le Mans en su primer año de producción y era un auto con muy pocas modificaciones y con las restricciones reglamentarias  en el motor V12 BMW S70 de 6.1 litros que rendía unos ‘modestos’ 600 CV respecto a los 640 CV que tenía el de serie.
Y no solo logró la victoria, sino que cuatro de las unidades inscritas terminaron entre los cinco primeros.

Hoy se lo homenajea con este 720 S Special Edition Le Mans
fuente autohebdo.fr