Hace unos meses Mazda confirmó el desarrollo de un motor rotativo, aunque no para un deportivo como el Mazda RX-8 que estamos viendo girar en Nürburgring sino para modelos híbridos y eléctricos con rango extendido.

El CEO de Mazda, Akira Marumoto dijo que la próxima aplicación comercial del nuevo motor rotativo Wankel sería en un modelo eléctrico de autonomía extendida, aunque de momento no se ha puesto fecha a su lanzamiento.
Ahora la marca nipona ha puesto a rodar en el circuito alemán de Nürburgring Nordschleife dos mulas de pruebas basadas precisamente en el deportivo RX-8 ( que hace 7 años no se fabrica..), y las imágenes en cuestión están dando la vuelta al mundo dado especialmente la fuerte simpatía entre los aficionados que despiertan las mecánicas rotativas.
Se supone que están utilizando este disfraz para probar nuevas tecnologías, y todo apunta a que se trata precisamente del nuevo motor rotativo, aunque se desconoce si es un modelo híbrido, ya que por el sonido queda claro que no se trata de un eléctrico 100%. Veremos…..