Los autos pequeños como este Citroën C1 no tienen chances de sobrevivir al exigirles la Unión Europea sistemas tan sofisticados y costosos anticontaminación como los de un Porsche Panamera con un V8 4.0 litors. En el Panamera se amortiza en los minicar es imposible.

PARÍS – El Grupo PSA está dando por terminada la producción de los miniautos de Peugeot y Citroën, dijeron tres fuentes a Reuters, retirándose de un mercado cada vez menos rentable mientras inicia una revisión estratégica antes de su fusión planificada con Fiat Chrysler Automobiles.

Peugeot 108

Si bien PSA ya había acordado vender su parte de participación en su empresa conjunta checa con Toyota, donde se fabrican los modelos Peugeot 108 y Citroen C1 junto con el Toyota Aygo, ahora se acaba de tomar la decisión de dejar de vender el minicar, dijeron las fuentes.
Los fabricantes de automóviles están revisando la producción de vehículos con motores de combustión, ya que necesitan instalar costosos sistemas de filtrado de escape para cumplir con leyes de emisiones más estrictas. Eso está elevando el costo de algunos de los llamados autos del segmento A de nivel de entrada hasta el punto en que son difíciles de justificar económicamente.
«PSA está saliendo tanto de la fábrica como del negocio del segmento A, como se ofrece hoy, y en el que los fabricantes posiblemente han perdido más dinero en Europa«, dijo una de las fuentes familiarizadas con el asunto.
PSA se negó a comentar sobre el futuro de los dos minicars. Dijo que estaba revisando qué productos cumplirían mejor con las expectativas de los clientes en el segmento A y cumplirían con los objetivos europeos de emisiones de carbono.
«Esto significa una reflexión con ideas frescas y disruptivas«, dijo un portavoz de la empresa.
La Comisión Europea está planeando ajustar aún más sus límites de emisiones para los automóviles bajo nuevas propuestas diseñadas para reducir aún más la producción de gases de efecto invernadero del bloque para 2030 con nuevas normas Euro 7.
El proyecto de fusión de PSA con FCA también ha aumentado las opciones disponibles, dijeron dos de las fuentes, ya que la FCA no tiene intención de abandonar sus pequeños modelos Panda y 500 más vendidos. Ambos ya cuentan con versiones híbridas y el 500 también está disponible en modo totalmente eléctrico.
«Los proyectos actuales podrían ser reemplazados por otros nuevos gracias a la fusión con FCA«, dijo otra fuente. «La fusión está cambiando todas las cartas, especialmente si se considera que el segmento A, desde el primer 500 hasta el Panda, es inseparable de la historia de Fiat«.
PSA y FCA apuntan a finalizar su fusión en el primer trimestre del próximo año para crear una nueva empresa llamada Stellantis, que será el cuarto mayor fabricante de automóviles del mundo.
El mercado europeo de minicoches se ha estado reduciendo durante varios años. Su participación cayó al 7,4 % el año pasado, mientras que los vehículos ligeramente más grandes y rentables en el segmento B mantuvieron su participación en el 30 %, según muestran los datos de IHS Markit.
A pesar de sus motores en miniatura y su peso liviano, que teóricamente los hacía adecuados para las ciudades, los fabricantes de automóviles han luchado para que sus autos más pequeños sean rentables, y eso es imposible con las nuevas normas europeas.
Algunos fabricantes de automóviles, como Daimler, que fabrica el automóvil Smart, o Renault con su Twingo, se han visto obligados a invertir mucho en sistemas de propulsión totalmente eléctricos para mejorar su perfil de emisiones en Europa.
PSA también consideró la electrificación como una opción para sus autos del segmento A, pero finalmente abandonó el plan por temor a que no fuera rentable, dijo una de las fuentes.
Se están estudiando varias alternativas, entre ellas ofrecer más  eléctricos de muy bajo costo al estilo del nuevo Citroen Ami (al que muchos no consideran un auto sino un cuadriciclo) que se ensambla en Marruecos, o vehículos del segmento B con un precio más accesible, dijo la fuente europa autonews.com.