El Panamera Turbo E-Hybrid con la nueva suspensión Porsche Active Ride es un gran logro de ingeniería que vale la pena analizar.

La Porsche Active Ride no es el primer ni el único sistema de suspensión activa que existe, pero podría decirse sin dudar que es la mejor. No es un sistema adaptativo, que puede realizar ajustes de amortiguación electrónicamente, sino que se trata de un sistema de suspensión activa ejerce fuerza para contrarrestar los movimientos.

Cada rueda del automóvil tiene una unidad de motobomba que controla la cantidad de presión hidráulica en el amortiguador con un motor eléctrico. Las unidades de motobomba que corresponden a las ruedas delanteras y a las traseras están montadas juntas y comparten una carcasa de aluminio que se atornilla donde iría la barra estabilizadora tradicional, pero cada rueda se mueve independientemente una de la otra.

Por ejemplo, el hecho de que la rueda delantera derecha golpee un bache no afecta directamente a la delantera izquierda. Las unidades de motobomba son alimentadas por la gran batería de 400 voltios utilizada en los modelos Panamera E-Hybrid (necesitan gran voltaje por eso solo los E-Hybrid pueden utilizarla) y pueden ejercer 2.248 libras de fuerza en cada rueda

Porsche Active Ride

Porsche Active Ride

En el Panamera, el sistema Active Ride se combina con resortes neumáticos de una sola cámara, aunque solo se usan para sostener la carrocería. Teóricamente, los amortiguadores activos por sí solos podrían ocupar el lugar de los resortes, pero esto consumiría demasiada energía y, cuando por ejemplo se apagara el motor, el automóvil caería a la tierra como un viejo Citroën DS.

Aún así, las tasas de resorte para los resortes neumáticos son extremadamente bajas para un vehículo de este peso, solo alrededor de 120 libras / pulgada. 

Porsche utiliza Active Ride para eliminar los movimientos de la carrocería. No hay balanceo en las curvas ni cabeceo al acelerar o frenar en absoluto. Ese comportamiento es útil para maximizar el agarre y la estabilidad, y hasta que se acostumbra malo para transmitir sensación al conductor. Solo queda que la Porsche Active Ride no compensa la deflexión de los neumáticos, por lo que hay algo de movimiento, pero mínimo.

El enfoque conceptual fue el de usar resortes ultrablandos, sin barras estabilizadoras y amortiguadores eléctricos para cancelar el movimiento de la carrocería. Las ventajas son tentadoras.

Porsche Active Ride

Dicen en Porsche que «La principal mejora es que se mantiene la carrocería lo más plana posible», «No actúa sobre ella ninguna fuerza de inercia anulando los movimientos de balanceo y los movimientos de cabeceo porque estas son cargas de rueda que en realidad no quieres tener«. Estas fuerzas reducen el agarre. «Por lo tanto, mantenga el automóvil lo más plano posible, pero transmitiendo al conductor sensaciones finas y pequeñas«.

La clave provino del uso del software de control para crear resortes virtuales. «El controlador tiene un módulo que crea fuerzas elásticas«. Utilizan los amortiguadores para transmitir la fuerza real al automóvil de una manera que imita lo que hace un muelle.

Pero, por otro lado, el coche también puede reducir la rigidez rápidamente si se pasa por encima de una irregularidad en la carretera. Por lo tanto, hacer que el automóvil se mantenga plano como lo haría una suspensión rígida convencional no afecta negativamente al confort.

En otras palabras, puede usar el sistema para simular que no tiene barra estabilizadora, o una barra muy rígida, y luego volver a no tener barra en cuestión de segundos con lo que se obtiene una variedad de confort de marcha y capacidad dinámica que es prácticamente inigualable.

En un automóvil normal, girar desplaza la carga de las curvas a los neumáticos exteriores a medida que la carrocería del automóvil se aleja del vértice de la curva. En este caso, los neumáticos interiores no están haciendo mucho. Con Active Ride, se vuelve a colocar la carga en los neumáticos interiores, haciendo que los cuatro ayuden a girar el coche. Por lo tanto, obtiene mucho más agarre y reduce el desgaste de los neumáticos.

El sistema de suspensión funciona a 13 hercios, lo que significa que el amortiguador puede cambiar sus características 13 veces por segundo. Para que esto sea posible, un automóvil Active Ride utiliza acelerómetros en las ruedas y una unidad de medición inercial para monitorear el cabeceo, el balanceo, la guiñada, los movimientos de la carrocería de izquierda a derecha, hacia adelante y hacia atrás, y hacia arriba y hacia abajo.

Las computadoras del automóvil también calculan los ángulos de deslizamiento de los neumáticos. Esencialmente, hay un modelo virtual del automóvil que se ejecuta dentro del automóvil real. Con toda esta información, el sistema Active Ride funciona en conjunto con los otros sistemas del automóvil, incluido el motor, el motor de tracción, la tracción total, el control de tracción / estabilidad, ABS y el diferencial trasero con bloqueo electrónico.

En los modos Sport y Sport+, Active Ride reduce la altura de conducción del Panamera para un manejo aún mejor. El sistema de suspensión activa también se comunica con todos los demás sistemas del automóvil, incluido el motor, el motor de tracción, la tracción total, el control de tracción / estabilidad, el ABS y el diferencial trasero con bloqueo electrónico.

Quizás lo más destacable del sistema de Porsche es que esto es solo el comienzo. Es una pieza de tecnología complicada (y costosa), pero que sin duda aporta grandes mejoras en agarre y comodidad. Con Active Ride, se puede usar amortiguadores para mantener la carrocería en la pista, mientras emplea resortes blandos que brindarán una buena calidad de conducción a velocidades de carretera más lentas. 

Además como si fuera poco cuando se abre la puerta se eleva el auto instantáneamente para que el egreso/ingreso sea fácil casi como en un SUV.

Héctor Daniel Oudkerk (https://diarioautomotor.com.ar/)