Los vietnamitas son maestros en hacer de réplicas de hypercars y esta última creación de Pagani Huayra es muy convincente y podría engañar fácilmente al ojo inexperto.

Pagani Huayra réplica

Pagani Huayra réplica

El diseño de la réplica se basó en un modelo a escala del Pagani, con fotos y modelos 3D detallados utilizados como referencias. Todo comenzó con un chasis de acero y un modelo de arcilla de tamaño completo de la carrocería para que sirviera de base para los paneles de fibra de vidrio. Los detalles cuidadosamente elaborados y hechos a medida, como las unidades de iluminación funcionales, los flaps aerodinámicos activos, los tubos de escape cuádruples, las puertas de ala de gaviota y el capó  hacen que el resultado final se destaque de otras réplicas.

Pagani Huayra réplica

Una comparación directa con un Pagani Huayra genuino revela algunas imperfecciones como la relación rueda/neumático, los espejos ligeramente sobredimensionados y las proporciones de la parte trasera, pero en general la construcción es excelente. Lo mismo ocurre con el interior, que es una copia del original. Aun así, hacer un esfuerzo adicional para crear un tablero, un volante, unos asientos y un cuadro de instrumentos personalizados es una prueba de la determinación del constructor de hacer algo bueno de la nada.

El chasis, la carrocería y el interior de la réplica de Pagani están hechos desde cero, pero el motor, los frenos y otros componentes mecánicos provienen de un viejo Daewoo Espero, un sedán mediano diseñado por Bertone de los años 90 con partes provenientes de GM. No conocemos las especificaciones. El motor se colocó en la posición central, imitando el V12 biturbo de origen AMG del Huayra.

Pagani Huayra réplica

Pagani Huayra réplica

El canal de YouTube NHẾT TV filmó todo el proceso de construcción del automóvil de sus sueños desde cero, demostrando que el trabajo duro vale la pena al final. Solo podemos imaginar lo orgullosos que se sintieron conduciendo el hiperdeportivo en las carreteras vietnamitas después de pasar tanto tiempo en su desarrollo y la alegría y orgullo de Horacio Pagani de ver un Huayra circulando por Ho Chi Ming.

Héctor Daniel Oudkerk