En manos de Norman Nato y Olivier Lombard, volvió a girar en Spa-Francorchams, un año después de su primera aparición en público, pero el año pasado era una simple vuelta de demostración y este año ha particiado en los entrenamientos libres de la Michelin Le Mans Cup por lo que pudieron sacar conclusiones más concretas.
Es cierto que el coche presente en Spa debe considerarse como un prototipo experimental del cual no se esperaban grandes prestaciones, como que alcanzara a las de un LMP3 pese a que la base del chasis es similar, pero lo real es que estuvo muy lejos de los tiempos incluso de los GT.
El 2’33»149 de la segunda sesión  estuvo muy lejos del 2’14»556 logrado por el mejor LMP3, el Oreca 07-Gibson V8 del equipo Graff y el mejor GT giró en 2’18»329. El proveedor del Hidrógeno fué TOTAL que para tal fin montó en los boxes de SPA todo un sistema de rabastecimiento que funcionó a la perfección.
Las diferencias en los tiempos son abismales, aunque en contrapartida logró dar 20 vueltas a la pista entre las dos sesiones, que es loable para un coche nuevo, con tecnología totalmente innovadora.
Sin duda, los organizadores del ACO ( organizador de la 24H LeMans) sacarán conclusiones de este test ya que a partir de 2024 quieren dar preferencia a la tecnología fuel cell, utilizando hídrogeno como combustible para producir la electricidad. Es la tecnología que algunos constructores creen que se usará en los autos eléctricos como alternativa a las baterías.
Pero, sobre todo, es importante porque en Le Mans los GT ya son un problema para los LMP1, sobre todo en la gran recta. Hay que llegar al menos a los tiempos de estos para no constituir un problema de seguridad. Por lo visto habrá que trabajar en una célula de combustible de más capacidad y mas eficiente.
Lo que se ha realizado es en realidad simplemente un shakedown…se verá como evoluciona el Green GT para el año próximo.