La coupé descapotable más famosa de Mercedes Benz se prepara para cambiar de generación y evolucionará en profundidad respecto al modelo actualmente en concesión: además de una capota blanda, el coche también debería volver a ser para cuatro plazas.
En Mercedes-Benz, la insignia «SL» se refiere a coches legendarios. El 300 SL original, disponible como descapotable desde 1957, es uno de los modelos de culto de la icónica marca. A lo largo de las generaciones, el SL convertible se volvió cada vez más lujoso y confortable. Aparecida en 1963, la segunda generación incorporó una cabina que podía acomodar hasta dos pasajeros adicionales en su asiento trasero. La tercera generación, que data de 1971, fué una  estrella del cine: aparece en particular en las películas «American Gigolo» o «The Cop of Beverly Hills«, además de la serie «Dallas» 

Así entró en la era moderna a partir de la quinta generación en 1989, y se equipó con un techo duro retráctil en la sexta generación (2001) además de sacrificar permanentemente sus asientos traseros. El modelo actual, lanzado en 2012, acaba de terminar su producción (aunque todavía quedan algunos ejemplares a la venta en algunos concesionarios).


Pero Mercedes no tiene la intención de abandonar su descapotable con el legendario nombre. De hecho, el fabricante alemán acaba de publicar algunas imágenes de los prototipos de la futura versión, que deberían llegar a lo largo del próximo año. Estos prototipos permanecen muy camuflados por el momento, con maquillaje en todo el cuerpo. Pero su cubierta de techo no es suficiente para ocultar la principal novedad técnica del automóvil: después de dos generaciones de techo rígido retráctil, el SL volverá a una capota de lona blanda.

Otro cambio importante con respecto al modelo actual, se espera que el nuevo convertible nuevamente adopte una configuración 2 + 2. Reemplazará así al gran Clase S Cabriolet, que pronto desaparecerá del catálogo. En comparación con este último, el SL será más deportivo y dinámico. 
En sus versiones más potentes, este futuro Mercedes SL tendrá que competir con el Ferrari Portofino y el Bentley Continental GT. También podría recibir el V8 híbrido previsto en el AMG GT Coupé de 4 puertas, cuya potencia rondará los 800 CV. Pero el nivel de entrada seguirá siendo mucho más asequible, con 6 cilindros que desarrollan poco más de 300 hp.