Gran avance «tecnológico» en Estados Unidos para Mercedes-Benz. Es el primer fabricante de automóviles en recibir luz verde para la instalación de sistemas de conducción autónoma de nivel 3.  Gracias a las nuevas autorizaciones, el fabricante alemán ya ha comenzado a ofrecer el Drive Pilot que permite a los conductores desentenderse de la conducción del vehículo en determinadas condiciones.

Mercedes-Benz EQS con DRIVE PILOT

La tecnología ya está lista: debutará en California y Nevada a finales de año en un número limitado de sedanes EQS, para pasar luego a la Clase S a principios de 2024.

En California (desde junio) y Nevada (desde enero pasado) son actualmente los únicos estados donde la autoridad local (DMV) ha autorizado a la compañía alemana a vender o alquilar autos equipados con el sistema Drive Pilot, ya disponible como opción en Alemania desde el año pasado.

Las fórmulas, sin embargo, son bastante diferentes: mientras que en Alemania el Drive Pilot se puede comprar al realizar el pedido como un simple opcional (a un moderado costo de unos 5 mil euros), en los Estados Unidos se ofrecerá por suscripción a partir de fin de año, a razón de u$s 2.500 por año.

Pero, ¿qué puede lograr en la práctica el primer sistema de Nivel 3 del mundo? Una verdadera conducción autónoma. En situaciones y contextos muy específicos, el conductor puede abandonar legalmente el volante y dedicarse a otra cosa más interesante que manejar, pero permaneciendo en condiciones de poder volver al volante si es necesario y si así lo requiere el sistema.

Por lo tanto, no será posible conciliar el sueño o sentarse en los asientos traseros, pero puede aprovechar el entretenimiento a bordo en la pantalla, leer un buen libro o dedicarse al trabajo de oficina. Mercedes es el primer fabricante del mundo en lograr la certificación necesaria para todo esto, incluso superando a Tesla, cuyo Piloto Automático de Nivel 3 todavía está en pruebas beta.

El nivel 3 es el primero de los niveles de conducción totalmente autónoma, pero difiere del 4 y 5 (como tienen los aviones) por la posibilidad de que el conductor tenga que recuperar el control del vehículo si es necesario.

Precisamente por esta razón el Drive Pilot no siempre está disponible, sino que su activación debe estar sujeta a condiciones muy específicas. Mercedes define este «perímetro operativo» como ODD (Operational Design Domain).

Aquí hay un par de ejemplos: la necesidad de estar en una carretera con líneas de carril claramente visibles y calzadas separadas, y que la pista se haya registrado con mapas especiales de alta resolución, actualizados continuamente en tiempo real.

De hecho, la electrónica de a bordo puede posicionar el automóvil en el espacio con una precisión de 2 centímetros, lo que también ayuda con el análisis continuo de las señales y la posición de los objetos de la carretera.

Pero eso no es todo: también debe haber un vehículo delante, al alcance de los sensores, y la velocidad del tráfico no debe superar los 65 km / h. Finalmente, las condiciones climáticas deben ser favorables, sin lluvia ni niebla, y debe haber suficiente brillo (por la noche el sistema no funciona).

Hay otros elementos externos que pueden «apagar» temporalmente el sistema: obras viales, vehículos de emergencia cuya presencia es captada por sensores externos, capaces de reconocer luces intermitentes, etc.

Si estos requisitos pueden parecer demasiado restrictivos, definen perfectamente el escenario en el que el Drive Pilot es más útil, es decir, la clásica cola tangencial elástica, que es la que ocurre a casi todas horas del día en ciudades como San Francisco o Los Ángeles. A velocidades superiores a la activación de Drive Pilot, entran en funcionamiento los sistemas Distronic y Level 2+ Lane Keeping, a los que Mercedes ha añadido el cambio automático de carril este año si el tráfico avanza más lento que la velocidad establecida.

Cuando se cumplen todos los requisitos, los botones apropiados en el volante se vuelven blancos y el sistema se puede activar presionándolos y confirmando con el botón ok. Las teclas adquieren un tono turquesa (el verde identifica los sistemas de nivel 2), la confirmación de activación aparece en la instrumentación y el conductor finalmente puede desviar la atención de la carretera, dedicándose a otra gratificante como ser interactuar con su iphone  o convertirse así en un simple pasajero. La gran pantalla central se convierte en un ordenador multimedia desde el que acceder a películas, servicios online como YouTube, música y juegos, pero nada te impide dictar un texto a tu smartphone o incluso hacer una videoconferencia, pero sobre todo tienes que mantener los ojos al alcance de la cámara central oculta detrás de la instrumentación, que vigila constantemente que estén abiertos y que no hagas cosas malas.

Drive Pilot / 1er paso apretar botón

Drive Pilot / Se prende la luz verde

Drive Pilot / Aparece el tránsito en la pantalla

Drive Pilot / Una luz avisa de que se está en conducción autónoma

En este nivel 3 el conductor puede ser requerido para recuperar el control del vehículo, si un evento externo repentino cambia las condiciones indicadas anteriormente. Si esto no se hace en diez segundos, el Drive Pilot entra en modo de emergencia y detiene el automóvil de forma segura en el menor tiempo posible, mientras activa el peligro, la llamada de emergencia, avisa a tu esposa y desbloquea las puertas. 

Todos los automóviles equipados con Drive Pilot están equipados con hardware específico, duplicado, para los actuadores de dirección y freno. Incluso el sistema de comunicación eléctrica y electrónica del sistema tiene un «gemelo» listo para intervenir en caso de mal funcionamiento. 

También es interesante saber que la responsabilidad legal al pasar al nivel 3, en caso de accidentes debidos específicamente al mal funcionamiento del sistema (y no a causas externas) se transfiere del conductor al fabricante.

El día que absolutamente todos los autos estén equipados con estos sistemas es que se logrará el máximo rendimiento ya que nadie conducirá, nadie cometerá infracciones y no habrá discusiones de tránsito. Es decir la vida perfecta.

Héctor Daniel Oudkerk