Mercedes-Benz- CEO Ola Kallenius

Durante un evento digital dedicado al realineamiento estratégico, el fabricante alemán ha dado a conocer los detalles del camino que lo conducirá hacia un horizonte electrificado que obviamente se refiere a Europa Occidental y China, y que muestra un cambio de estrategia extremadamente significativo en comparación con el plan industrial anunciado el año pasado: Stuttgart cambiará de una filosofía de «primero eléctrico»  a un «solo eléctrico» en el que los EV serán los únicos que tendrán futuro.

Mercedes-Benz- CEO Ola Kallenius

El eje del nuevo plan, que prevé inversiones de más de 40 mil millones de euros en el período 2022-2030, es básicamente este: a partir de 2025, toda la oferta del grupo Mercedes-Benz Cars comenzar a moverse en solo tres plataformas: 1) la MB.EA, dedicada a todos los modelos de tamaño mediano o mayor (para los modelos compactos, se desarrollará la MMA, que es una «primera electricidad eléctrica» ​​multienergía pero también capaz de albergar la híbrido enchufable), 2) la AMG.EA, para automóviles deportivos desarrollados por Affalterbach (como el AMG GT, por así decirlo) y 3) la VAN.EA, para vehículos comerciales ligeros.

El nuevo plan también prevé una mayor integración vertical del negocio: significa que Mercedes llevará a casa la producción de motores eléctricos (para esto se adquiere la empresa británica Yasa, empresa especializada en la producción de motores de flujo axial) y el resto de componentes clave de los vehículos cero emisiones como son los inversores y software.

En cuanto a las baterías, Mercedes ha anunciado la construcción de ocho gigafábricas a nivel mundial, para una capacidad total de 200 GWh. Los acumuladores que saldrán de estas plantas estarán altamente estandarizados: el 90% de los vehículos producidos (automóviles y comerciales) podrán utilizarlos sin distinción. Novedades también para la química: las baterías de próxima generación tendrán una nueva composición, ánodo de carbono-silicio. Sin embargo, no hay un anuncio específico para el estado sólido, si no una referencia a las negociaciones con los socios para su desarrollo.

Mercedes-Benz- VISION EQXX

Mercedes-Benz- VISION EQXX

Mercedes-Benz- VISION EQXX

Durante el evento de hoy también se presentó un primer adelanto del Vision EQXX, un concept car muy especial que ya se anunció el año pasado pero que aún está envuelto en misterio. Este prototipo, desarrollado en colaboración con la división de propulsores de altas prestaciones que desarrolla los motores de Fórmula 1, se presentará con todos sus detalles durante 2022 y actuará como demostrador tecnológico para subrayar la viabilidad del hito de más de 1.000 km de autonomía.  «No llegaremos allí con una batería particularmente grande, por lo que todos podrían hacerlo«, dijo el director de I + D, Markus Schäfer. «En la Vision EQXX montaremos un acumulador de tamaño normal, que luego se utilizará en nuestro modelo de producción compacto«. Para alcanzar el nivel de eficiencia necesario para lograr el objetivo, el directivo ha subrayado que «se ha trabajado en otros frentes, empezando por la aerodinámica, que nos llevará a recorrer más de 10 km / kWh a velocidad de autopista«.

Mercedes-Benz- VISION EQXX

Para respaldar una transformación tan amplia, la red de producción y organización también cambiará profundamente: a partir del próximo año, Mercedes podrá producir ocho modelos eléctricos diferentes en siete fábricas ubicadas en tres continentes y lograr la neutralidad de carbono en todas las baterías y ensamblajes del mundo. En 2023, también se construirá la primera instalación de reciclaje de baterías en Kuppenheim. Y en breve se lanzará un programa de contratación de tres mil ingenieros de software.

A nivel financiero, el nuevo plan estratégico prevé objetivos confirmados respecto a los anunciados en otoño del año pasado, a pesar de la drástica evolución de los escenarios de mercado: en 2020 se hablaba de una cuota de plug-in y eléctrica del 25% del total de ventas al 2025, mientras que en las previsiones presentadas hoy hablamos de una cuota del 50% y del horizonte «solo eléctrico» para finales de la década.

Para mantener los objetivos, se revisará el mix de productos, con un desplazamiento significativo del centro de gravedad hacia las sub-marcas de mayor margen, Mercedes-AMG y Mercedes-Maybach. El resultado, afirma el fabricante, serán «márgenes similares a los de la era térmica»