Taxi LEVC TX 
 ¿El automóvil eléctrico inalámbrico (wireless) será el futuro?
Los taxistas en Nottingham se beneficiarán de la carga inalámbrica, después de que el Departamento de Transporte anunció una prueba de almohadillas inalámbricas en las paradas de taxis. El ensayo tendrá un costo de £ 3.4 millones.
El Ayuntamiento de Nottingham comprará 10 taxis eléctricos LEVC y Nissan, que se adaptarán con almohadillas de carga y se les darán a los taxistas para que los utilicen durante seis meses. Si tiene éxito, el esquema podría ampliarse a una población más amplia, aunque esto requeriría que los autos eléctricos tengan almohadillas de carga inalámbrica, que actualmente no poseen los  EV de producción.
No obstante, el Departamento de Transporte dice que el plan podría ser una verdadera «revolución» en la carga de vehículos eléctricos. El secretario de transporte Grant Shapps dijo que la tecnología «hará que el uso de un taxi eléctrico sea más rápido y conveniente, permitiendo a los conductores cargar en las paradas de taxis antes de partir con su próximo pasajero«. El proyecto es una colaboración entre Cenex, Sprint Power, Shell, Nottingham Ayuntamiento, Parking Energy, Transport for London y Coventry University.
La carga inalámbrica funciona al utilizar el campo magnético fluctuante desarrollado por la corriente alterna en una plataforma de carga para crear otra corriente alterna en la plataforma receptora, que luego se convierte en corriente continua y se usa para cargar las baterías de un vehículo.
Si bien no hay EV en producción con almohadillas de carga inalámbricas de fábrica, el híbrido enchufable BMW 530e se ofrece con una opción de carga inalámbrica para utilizar en el garage de la casa, aunque solo como parte de un plan piloto para 200 clientes californianos de BMW.

Sin embargo, los críticos al sistema de los que siempre hay, destacan que la carga inalámbrica es más lenta y menos eficiente que la carga por cable, mientras que los costos adicionales involucrados también deben tenerse en cuenta.

El LEVC TX black cab cuenta con una batería de iones de litio de 31kWh que proporciona un rango 100% eléctrico de 130 km, pero además posee un motor de gasolina turboalimentado de 1.5 litros como un extensor de rango, que actúa como un generador para reponer las baterías para lograr así un total de alcance de 600 km. Al recargar sus baterías poco y, a menudo, mientras espera en las filas, los taxistas podrían ahorrarse la molestia de hacer paradas solo para cargar la batería, que pueden tomar hasta 30 minutos aproximadamente cuando se conectan a un cargador con cable.