Onboard with @LandoNorris as he powers his way through the final two laps to snatch P5 at the Styrian Grand Prix 🚀 

Lando Norris protagonizó de nuevo un final de carrera apasionante en el GP de Estiria. Tuvo un inicio de carrera difícil desde la novena posición (que hubiera sido sexta de no ser por una sanción por ignorar banderas amarillas en los Libres 1)
Cuando faltaban dos vueltas para el final, Norris se encontraba en octava posición después de que Carlos Sainz, con los neumáticos más gastados, le cediera la posición por orden de equipo para que pudiera luchar por más puntos. Recortó los más de 4 segundos que le separaban con Lance Stroll y Daniel Ricciardo, que llevaban todo el final de carrera peleando entre si por el sexto lugar, que en ese momento era del australiano de Renault. La labor del ingeniero de Norris fue crucial a la hora de gestionar la potencia del coche para sacarle el máximo rendimiento, haciéndole cambiar entre los diferentes mapas motor y dándole las indicaciones precisas.
Stroll se lanzó a por Ricciardo en la curva 3, yéndose ambos fuera de la trazada y dejando la puerta abierta a Norris que pudo superar al piloto de Renault. Después de media vuelta detrás de Stroll, el británico lo consiguió superar llegando a la curva 4, y cuando su ingeniero le alertó de que Pérez estaba rodando lento por un toque con Albon y que llevaba el alerón delantero descolgado. Pilotando al límite le dio caza a Pérez para superarle antes de la última curva y lograr la quinta posición. Norris estalló de alegría nuevamente, como lo había hecho la semana pasada.