La serie IndyCar ha implementado algunas nuevas medidas de enfriamiento de la cabina para las 500 millas de Indianápolis. Esta es la tercera vez consecutiva en el que se han realizado modificaciones para reducir las temperaturas de la cabina una vez colocado el nuevo dispositivo de seguridad del conductor aeroscreen y los pilotos se siguen quejando…

Durante la reciente prueba de autódromo de IndyCar de la estrella de NASCAR Jimmie Johnson se instalaron en el Dallara unas mejoras de enfriamiento pensando sobre todo en los circuitos callejeros donde existe aún mayor necesidad de reducir la temperatura de la cabina.

«Fue genial tener a Jimmie ayudando con las pruebas«, dijo el presidente de IndyCar, Jay Frye, al medio RACER. “Fue una opinión realmente buena e imparcial sobre los cambios realizados, y una que funcionó bien, la usaremos para el 500, básicamente son mangueras de casco más grandes».

IndyCar permite a los equipos instalar conductos de enfriamiento en ambos lados de la pantalla del aeroscreen, uno reservado para dirigir el aire por un conducto encima del casco y el otro a un punto de terminación que elija cada equipo. Hasta la fecha, el sistema de conductos y mangueras del casco de tamaño medio no ha dado lugar a un flujo de aire suficiente en los cascos, y se espera un enfriamiento mejorado con el cambio a puntos de conexión y tuberías más grandes.

Jimmie colocó un tubo más grande y perforó su casco, y dijo que eso ayuda, así que eso será algo que puedan hacer; el sistema de enfriamiento del casco es obligatorio ”, dijo Frye. «La ejecución del segundo conducto lateral sigue siendo opcional«.

Otro problema es la cantidad de escombros que ingresan a la cabina a través de la toma delantera en la base de la pantalla de aeroscreen es otra área de cambio. Muy fresco pero la toma aspira toda la basura y te la inyecta en la cabeza…

Los equipos tienen la opción de crear un sistema de filtración…”, dijo Frye que tiene la solución para todo…