Piëch Automotive ha cerrado una nueva ronda de financiación que permitirá iniciar la producción de prototipos en la nueva sede alemana en Memmingen y planificar su llegada al mercado a finales de 2022. La startup suiza también ha anunciado la llegada de un grupo de gerentes de otros importantes fabricantes de automóviles. En la foto el prototipo del Piëch Mark Zero
De izquierda a derecha, Klaus Schmidt, Toni Piëch, Matthias Müller, Rea Stark
Los ejecutivos provienen de Porsche, BMW y Tesla. Matthias Müller, con un importante pasado en el grupo Volkswagen, fue nombrado presidente por los fundadores de la marca Toni Piëch y Rea Stark. Klaus Schmidt, que ha seguido la evolución del proyecto desde sus inicios tras haber trabajado en BMW Motorsport, seguirá siendo director técnico y ha sido nombrado consejero delegado junto con Andreas Henke, quien también se ocupará de las estrategias de marketing y mercado tras haber trabajado en Porsche. Jochen Rudat fue elegido como director de ventas, quien en el pasado creó la red de ventas europea de Tesla.
El plan estratégico contempla la construcción de tres modelos y el primero deriva directamente del deportivo biplaza Mark Zero presentado en 2019. La tecnología de la batería es uno de los elementos clave del proyecto: será posible cargar aproximadamente 400 km de autonomía en menos de cinco minutos. Además, el coche promete una autonomía de unos 500 km en el ciclo Wltp con una carga completa de los elementos de 70 kWh. Por lo tanto, se necesitarán columnas rápidas y, por esta razón, Piëch Automotive está desarrollando varias asociaciones en el sector de la infraestructura. El concepto Mark Zero aseguró 611 CV y ​​9,3 segundos para llegar a 200 km / h desde parado, propulsado por tres motores eléctricos y con un peso de 1.800 kg… aunque estas cifras aún no han sido confirmadas para el modelo de producción.