Ross Brawn, el director deportivo de la Fórmula 1, explica que «la intención es tener dos o tres Grandes Premios donde, en lugar de clasificar, tendremos una carrera de sprint con parrilla invertida«. Es decir, solo se haría en escenarios aislados y a modo de prueba. En el resto del año, habría clasificaciones normales.
La gente de Liberty Media quieren que el año 2021 cambie por completo la cara de la Fórmula uno y por eso se pusieron a pensar nuevas ideas alguna de las cuales ya comenzaron a recibir críticas….
La parrilla invertida no se dictaminaría en función de los entrenamientos libres sino en relación a la clasificación general del mundial de pilotos. Es decir, el líder de mundial saldría último, el segundo penúltimo y así sucesivamente. La peculiaridad es que sería una carrera mucho más corta que la del domingo, por lo que tendrían que arriesgar.
«Estamos interesados ​​en saber si la carrera de sprint puede complementar la carrera principal y cómo encajaría. Obviamente sería una carrera que vendría después de que en el campeonato se haya establecido un cierto orden«, comentaba Brawn. Lógicamente, la carrera al sprint no podría celebrarse hasta que no estén las posiciones del mundial bien definidas, para que ningún favorito saque ventaja.
Otra cosa importante es que no se repartirían puntos en esta carrera. Simplemente serviría para establecer el orden de salida en la carrera larga del domingo. Aunque Brawn no descarta que «en el futuro podamos considerar que la carrera del sábado tenga un número reducido de puntos y la del domingo tenga puntos completos«.
Lo de definir la parrilla de salida con una carrera corta no sería un invento de la Fórmula 1. En el Campeonato del Mundo de Superbikes ya se celebra una carrera corta el domingo por la mañana que sirve para dictaminar las posiciones de la carrera larga. Eso sí, en este caso sí que se reparten puntos y la parrilla de salida no es invertida.
Sobre las críticas acerca de que esto podría acabar con algo tan asentado en la Fórmula 1 como las pole position, Brawn cree que «lo que vemos a menudo es que los pilotos pueden mostrarnos quién es el más rápido. Lo que queremos ver es quién es el mejor corredor teniendo que adelantar para mejorar posiciones«.
Otro de los pilares estadísticos de la Fórmula 1, la vuelta rápida, también fue alterado esta temporada. Ahora se otorga un punto por conseguirla, un experimento que ha resultado ser todo un éxito. «Si piensas en el punto de la vuelta rápida, hubo muchas críticas cuando se presentó. No creo que nadie lo critique ahora«, reflexiona Ross Brawn.
La clasificación lleva siempre foco de conflicto en la Fórmula 1 desde tiempo inmemoriales. El actual sistema lleva implantado desde 2006. La sensación es que se ha encontrado un equilibrio muy bueno con el formato actual, pero Liberty apuesta por algo más dinámico.
Los pilotos ya se mostraron disconforme con la idea de las carreras invertidas. Un peso pesado como Sebastian Vettel no dudó en calificar la idea como «una soberana estupidez«, mientras que Lewis Hamilton fue más educado, pero opinó que «la gente que propone cosas así no sabe de qué está hablando«.
El tercer campeón del mundo que aún sigue en la Fórmula 1, Kimi Raikkonen, también expresó de forma más lacónica su opinión. Para él, «lo ideal sería regresar al sistema que había cuando él debutó, allá por 2001. Es decir, abrir la pista con total libertad durante una hora y esperar a ver qué piloto hacía la mejor vuelta en ese tiempo…y dejar de inventar cosas raras».