Kia ha anunciado su gama de furgonetas eléctricas PBV para 2025, cuya carrocería se puede cambiar gracias a un sistema de módulos basados sobre un chasis motorizado.

Kia regresa al CES de Las Vegas después de cinco años de ausencia, y para este importante evento anual de nuevas tecnologías, presenta sus avances en vehículos PBV (Platform Beyond Vehicle) a través de tres conceptos. Estos modelos se basan en el mismo principio, es decir, el uso de un chasis eléctrico capaz de acomodar varios tipos de carrocerías intercambiables.

La plataforma e-CCPM de Hyundai tiene una suspensión de altura variable y fijaciones de bloqueo electromagnético para la carrocería.

KIA PBV (Platform Beyond Vehicle)

KIA PBV (Platform Beyond Vehicle)

El concepto PV5, tiene el tamaño de una furgoneta mediana, tiene un puesto de conducción fijo. Sigue siendo modular, ya que se puede transformar en escritorio gracias, entre otras cosas, a un volante que se puede levantar para actuar como lámpara. Se presenta con una carrocería de techo alto pensada para el transporte de mercancías, pero también con un habitáculo de cuatro plazas con múltiples posibilidades. Los de la parte delantera pueden girarse independientemente hacia atrás o plegarse para permitir que un usuario de silla de ruedas se siente a bordo, ayudado por una rampa de acceso motorizada integrada en el módulo. La cabina también se puede utilizar como bar, almacén o sala de trabajo. En el interior y en el exterior, los carriles permiten fijar accesorios y suministrarles electricidad.

KIA PBV (Platform Beyond Vehicle)

De mayor tamaño, el PV7 se puede transformar, por ejemplo, en un pick-up para el transporte de mercancías.

KIA PBV (Platform Beyond Vehicle)

En cuanto al PV1, el más pequeño de la familia, cuenta con el habitáculo completamente desmontable. Sus ruedas pueden girar hasta 90 grados. Suficiente para facilitar las maniobras en un entorno urbano.

sistema de conectividad V2X

Además Kia presenta el sistema de conectividad V2X (conectividad de los vehículos entre sí y con la infraestructura), la conducción autónoma y la inteligencia artificial para desplegar todo el potencial de sus PBV a través de servicios bajo demanda y una gestión de flotas. Su tecnología debería permitir «convertir la PBV en un taxi de día, en una furgoneta de transporte de noche y en un vehículo recreativo personal de fin de semana», promete.

Actualmente, el fabricante de automóviles está construyendo una nueva planta en Hwaseong, Corea del Sur, para sus PBV. Prevé una capacidad anual de 150.000 unidades. Está previsto que el PV5 de producción se lance en 2025, y que el PV1 y el PV2 estén previstos para una segunda fase.

Kia no es el único fabricante que trabaja en estos nuevos tipos de vehículos utilitarios, y su concepto se hace eco de los proyectos Toyota e-Palette, Renault FlexEVan, Rinspeed Snap y Citroën Skate. Pero la firma con sede en Seúl se está posicionando a la vanguardia de este segmento naciente. Su objetivo es dominar este mercado para 2030.

Héctor Daniel Oudkerk