Es un gran desafío para el Juncos Hollinger Racing, ya que el equipo propiedad de Ricardo Juncos y Brad Hollinger se ha duplicado en tamaño para correr con los autos de Callum Ilott y el rookie Agustín Canapino dice el medio especializado americano Racer….(Juncos tuvo la amabilidad de ayudarnos con una guía de pronunciación para el primer nombre del argentino: ‘Ah-goo -steen.’ fonéticamente en inglés).

Ricardo Juncos y Agustín Canapino

Callum Ilott, era cualquier cosa menos un fanático de los óvalos cuando llegó a la serie, y si su rápido abandono en la Indy 500 con un accidente que le rompió los huesos decía algo, era que el británico necesitaría más tiempo para encontrar su comodidad en los óvalos. Ya oas carreras de Iowa mostraron cómo Ilott progresó rápidamente en cuestión de meses, por lo que hay una razón para sentirse alentado por su potencial en su segundo año en los óvalos.

Teniendo como director técnico a Yves Touron brindando orientación general y al ingeniero de carreras Steve Barker dedicado a hacer las mejoras de rendimiento, se espera que el Chevy #77 se transforme en un problema para los equipos más grandes.

Es con la expansión a un segundo automóvil para el fenómeno del Turismo de Carretera, Agustín»El Titán» Canapino, donde Juncos y el gerente del equipo, Vince Kremer, pondrán en práctica un enfoque realmente inteligente para el proyecto. En lugar de buscar un equipo completamente nuevo para el Chevy # 78 de Canapino, JHR dividió el equipo # 77 y colocó a la mitad en el # 78 para que la entrada del novato tuviera una base mecánica sólida. A partir de ahí, el equipo contrató personal para agregar el otro 50 por ciento al auto de Ilott y el otro 50 por ciento para completar el de Canapino.

Callum Ilott

Callum Ilott

El puesto de cronometraje de Ilott, en el #78 estará a cargo del ingeniero de carrera Charlie Ping mientras que e propio Ricardo Juncos con su lenguaje argentino va a estar en la radio de Canapino.

Si Ilott finalmente puede dar un gran salto en los óvalos va a ser clave para el equipo. Por otra parte los antecedentes en autos de turismo de Canapino no le impidieron lograr algunos tiempos decentes durante las pruebas de pretemporada. 

Ilott estuvo en su mejor momento en los autódromos, clasificándose dentro del Firestone Fast 12 en cinco ocasiones. Su salida desde la primera fila para cerrar la temporada en Laguna Seca, regresando a una pista que condujo el año anterior, fue el otro indicador de lo bueno que es Ilott y lo que es capaz de producir con un poco de familiaridad en el circuito.

La clasificación fue un área problemática amplia para el JHR, ya que el #77 comenzó 14° o peor en 10 carreras. Entonces, además de mejorar los resultados del óvalo, convertirse en una amenaza regular para hacer Fast 12s y Fast Sixes es donde la suerte de Ilott cambiaría de manera importante.

Si el JHR puede desatar una mayor velocidad de calificación para el #77, Ilott podría convertirse en un disruptor regular entre los equipos «grandes». La idea de un Ilott con pleno conocimiento de cada pista en el cronograma y un auto más rápido para operar es tentadora.

Agustín Canapino

La buena noticia de crecer a dos autos es que el equipo tendrá un segundo conjunto de datos para analizar y potencialmente usar para beneficiar al #77. La mala noticia es que, dado que Canapino es nuevo en las carreras de autos de primer nivel, no conoce las carreras de óvalos (en Argentina se los consideran peligrosos y no se usan), y nuevo en todos los circuitos del calendario, Ilott no puede esperar que el argentino contribuya mucho en el lado de la ingeniería durante su temporada de debut. 

Eso significa que Ilott, en la mayoría de los casos, seguirá funcionando como un equipo de un auto hasta que Canapino pueda ofrecer el tipo de retroalimentación y puntos de vista que complementan al auto hermano. Aunque Canapino tiene una larga lista de cosas por hacer con todas las cosas antes mencionadas para aprender, muchos lo tienen como candidato principal para los honores de Rookie del Año justo peleando con Marcus Armstrong de Chip Ganassi Racing.

Agustín Canapino

Gracias a su edad, tiene 33 años, y la gran experiencia que acumuló al ganar más de una docena de campeonatos de autos de turismo en Argentina, Canapino llega a IndyCar con una buena base sobre la cual sostenerse. Sí, es un gran novato de IndyCar, pero no es un niño pequeño que necesita aprender a correr, a informar o a funcionar como un profesional de primer nivel.

Tal vez Canapino resulte tan bueno como el triple campeón australiano de Supercars, Scott McLaughlin, ya que trae un una serie de atributos y logros que deberían facilitar su gran transición, como lo hizo McLaughlin, que pudo intercambiar autos de turismo por monoplazas de ruedas abiertas rápidamente.

Como vimos en los entrenamientos de primavera, Canapino no tuvo problemas para moverse frente a algunos compañeros novatos y rivales, y aunque ese no siempre será el caso este año, creo que sorprenderá a la gente con lo bien que se desempeña. Probablemente habrá algunos días en los que esté firmemente en la parte de atrás, pero no creemos que esa sea la norma. Esperamos que Canapino nos impresione la mayoría de las veces.

Dallara DW12-Chevrolet #78 de Agustín Canapino

Dallara DW12-Chevrolet #77 de Callum Ilott

Si tenemos suerte, Ilott y el equipo #77 serán una espina clavada en los contendientes al título mientras Canapino construye su base de datos de IndyCar. El JHR podría estar entre los equipos más divertidos para apoyar esta temporada.

Héctor Daniel Oudkerk

traducción de https://racer.com/2023/03/02/racers-2023-indycar-season-preview-juncos-hollinger-racing/