INDYCAR no introducirá motores de combustión de 2.4 litros, por lo que agregarán la tecnología híbrida con los actuales de 2.2l.

Tanto Chevrolet/Ilmor como Honda/HPD, ya había iniciado las pruebas para hacer el reemplazo de las unidades se potencia teniendo como meta el 2024.

Sin embargo, este martes se anunció que el cambio de motores se “pausará”. Se cita que esto será “para permitir que la innovadora tecnología híbrida se combine con los motores probados V6 de doble turbo de 2.2 litros”. “Los motores INDYCAR de 2.2 litros suministrados por Honda y Chevrolet han brindado las carreras más competitivas del mundo. El paquete de motor híbrido 2024 brindará aún más emoción con aumentos de potencia en comparación con el motor actual”.

La explicación extraoficial tiene que ver con los altos costos que se anticipaban para proveer todos los nuevos motores y los retrasos en el desarrollo y pruebas del componente de recuperación de energía (ERS) de la marca MAHLE.

Los jefes de Chevrlet-Illmor y Honda fueron claros sobre el hecho de que no se podía proveer a más de una docena de autos de tiempo completo, en caso de seguir adelante con la transición a motores de 2.4 litros.

Además, está el problema del ERS, cuyo desarrollo se ha retrasado por la lentitud en la cadena de suministro. Pese a todo Ilmor y HPD habían comenzado a probar en pista en octubre.

Habrá 27 autos de tiempo completo en 2023, con 35 inscriptos para las “500 Millas de Indianápolis” por lo que la cantidad de motores es significativa.

IndyCar utiliza unidades V6 de 2.2 litros desde 2012, el único año en el que hubo tres marcas participantes: Honda, Chevrolet y Lotus/Judd, siendo esta última la que se retiró después de ese año.

Héctor Daniel Oudkerk