La IndyCar confirmó este lunes su asociación con MAHLE Powertrain para el suministro del componente híbrido que se incorporará en 2024 a sus motores V6 Chevrolet/Ilmor y Honda Performance Development.

Chevrolet/Ilmor V6 2.2 litros Hybrid

La compañía alemana, MAHLE, viene trabajado para alistar el sistema ERS (de recuperación de energía) que se usará para activar el dispositivo «push-to-pass» (que otorga 100hp extra).

Indycar Hybrid Sistem by Mahle Powertrain

 

Las entidades unieron fuerzas para desarrollar el componente híbrido y tenerlo listo para la temporada 2024; a cambio, mantendrán el actual motor de combustión V6 biturbo de 2.2 litros de capacidad pese a que ya se habían iniciado test con nuevas unidades 2.4 litros.

Además ya en e próximo 2023, IndyCar usará combustibles 100% renovables, incluso en los camiones de apoyo de los equipos serán propulsados por Diésel 100% renovables.

Otra novedad para el 2023 serán las correas de sujeción para las ruedas traseras más fuertes para garantizar que la suspensión y neumáticos permanezcan conectados al chasis en caso de un choque.

Nuevas correas de sujeción para las ruedas traseras

«Hace unos años, redujimos la vida útil de las correas a tres años«, dijo Tino Belli de IndyCar al medio RACER. “Para el próximo año, reduciremos la vida útil a dos años y, en la parte trasera, aumentaremos el tamaño y la fuerza de todas las ataduras«. Hecho de hebras tejidas de Xylon, el mismo material que se usa en forma de lámina para proteger los lados de la cabina del Dallara DW12 de las intrusiones, la fuerza adicional contenida dentro de las nuevas correas proviene de un aumento del 60% del material. También hay un sistema de codificación por colores para que sea más fácil saber cuándo se deben cambiar las correas.

Héctor Daniel Oudkerk