Tal vez ya sea tarde, es lo que pensarán muchos de los clientes de Stellantis cuando ven que acaban de reconocer los problemas de diseño de su PureTech y dignarse ofrecer una solución para el problemón con el motor que utilizan muchas marcas del grupo (DS. Peugeot, Citroën, Opel, Vauhall, Lancia, Fiat,)

Este motor tricilíndrico de gasolina Puretech presenta dos fallas crónicas: desgaste prematuro de la correa de distribución húmeda y excesivo consumo de aceite.

La solución que ofrece Stellantis a los afectados por los fallos de su motor Puretech de tres cilindros es ampliar la garantía hasta los 10 años o 175.000 kilómetros para cubrir cualquier problema. Stellantis se hace cargo de las piezas y de la mano de obra, en caso de incidente con este motor.

Stellantis pone dos condiciones para que se aplique esta garantía extendida en caso de accidente. La primera de ellas es “que el mantenimiento se haya realizado de acuerdo con el plan de mantenimiento recomendado por el fabricante, con cualquier profesional de la automoción”.

Esto significa que es necesario haber llevado a cabo el mantenimiento estipulado, con independencia de que se realice en la red oficial o en un taller ajeno a la red, de acuerdo a lo que estipula la ley en Europa. La factura de esos mantenimientos tendrá que presentarse como comprobante.

La segunda condición es “que el diagnóstico y la reparación deben realizarse en la red autorizada”. Es decir, en caso de incidente, solo se aplicará la garantía extendida si un taller de la red autorizada de Stellantis diagnostica la avería y la repara. Si el coche se lleva a un taller ajeno a la red para solucionar el problema, el cliente no podrá reclamar a Stellantis nada. Da la impresión de que Stellantis fija estos requisitos más para cubrirse legalmente ante los múltiples juicios que tienen que para realmente solucionar el problema a los clientes.

Powered by motores PureTech 1.2 3 cilindros

Hay que tener en cuenta que este motor comenzó a fabricarse hace más de 10 años y que ha llegado al mercado en varias variantes, tanto atmosféricas como turboalimentadas. Lo han utilizado multitud de modelos de varias marcas del grupo Stellantis y sigue en producción, pero ahora con una correa de distribución reforzada que evita el posible fallo relacionado con esta pieza.

El tema es que después de 10 años muchos clientes al haberse cansado de tener problemas con los motores han ya vendido sus vehículos…la ampliación de la garantía ya les llega muy tarde.

Recientemente ha llegado al mercado una nueva variante del 1.2 Puretech de Stellantis, esta vez con hibridación ligera, pero esta versión cuenta con cadena de distribución y no con correa de distribución.

Héctor Daniel Oudkerk (https://diarioautomotor.com.ar/)