Stellantis detuvo la producción en Rusia en abril de 2022, pero eso no impidió que los rusos llegaran a un acuerdo con un socio chino al año siguiente para recomenzar a fabricar los modelos Citroën.

En diciembre del año pasado, la empresa rusa Automotive Technologies importó al menos 42 kits de automóviles para ensamblar el modelo Citroën C5 Aircross en la planta de Kaluga, que todavía es propiedad mayoritaria de Stellantis, según mostraron los registros aduaneros extraídos de un proveedor de datos comerciales comerciales.

Fabricados en China, los kits del C5  fueron producidos por Dongfeng Motor Group de China, según los datos.

Aparentemente los kits de China no entran en el ámbito de las sanciones occidentales contra Rusia, de las que Pekín no es parte, y no hay ninguna sospecha de que Stellantis supiera sobre las importaciones. (Sus marcas debieron suspender abandonar el país tras la invasión de Ucrania en febrero de 2022).

En respuesta a las consultas de Reuters, Stellantis se lava las manos diciendo que desde el 31 de diciembre de 2023 habían «perdido el control de sus entidades en Rusia».

Stellantis dijo que había reconocido una pérdida de 154 millones de dólares como resultado de tener que abandonar sus inversiones en Rusia a pedido de los países de la OTAN.

Por su parte la empresa estatal china Dongfeng, el Ministerio de Industria y Comercio de Rusia y Automotive Technologies tampoco respondieron a las solicitudes de comentarios enviadas por correo electrónico.

La industria automotriz rusa había dependido en gran medida de las inversiones, equipos y piezas del extranjero, particularmente de Europa hasta que comenzó la guerra. Debieron reorganizarse y ahora en las mismas plantas que quedaron abandonadas por los franceses comienzan a armar los mismos autos pero con piezas llegadas de China.

Stellantis posee el 70 por ciento de la planta de Kaluga y el 30 por ciento restante está en manos de Mitsubishi Motors. Antes de la invasión rusa de Ucrania, la fábrica producía automóviles Peugeot, Citroën, Opel y Mitsubishi con una capacidad anual de 125.000 vehículos.

Los modelos de Citroën siguen estando disponibles para la venta en Rusia, dijeron a Reuters cuatro concesionarios de automóviles rusos. Incluso en diciembre de 2023, los operadores de la planta de Kaluga organizaron un lanzamiento oficial para la «producción de crossovers de tamaño medio«.  Automotive Technologies, una empresa registrada en Moscú en marzo de 2023 y propiedad al 100 por ciento de Galina Dolgolenko, dijo en diciembre que estaba ensamblando un lote piloto de 48 autos importados, antes de la producción en masa que comenzará en 2024, pero no nombró al proveedor ni al modelo de automóvil.

Pavel Bezruchenko, director de desarrollo estratégico de Automotive Technologies, fue citado en diciembre por el periódico ruso Vedomosti diciendo que la compañía trae autos de China utilizando importaciones paralelas.

Dos empleados de un concesionario de automóviles dijeron a Reuters que Automotive Technologies les había informado que recibirían modelos Citroën C5 Aircross, ensamblados en Kaluga a partir de kits importados. Sin embargo, no estaba claro si los coches que salían de la línea de producción conservarían la marca Citroën.

Dongfeng y Stellantis, operan una empresa conjunta comercial en China, a través de la cual Dongfeng puede construir y vender automóviles Stellantis en China. Los fabricantes de automóviles chinos han estado llenando los vacíos dejados en Rusia por sus competidores occidentales.

Héctor Daniel Oudkerk (https://diarioautomotor.com.ar/)

fuente https://europe.autonews.com/