El consejero delegado del Grupo Stellantis, Carlos Tavares y el CEO de Renault, Luca de Meo

PARÍS – El Gobierno francés aseguró que sigue apoyando la estrategia del Grupo Renault de permanecer como un fabricante de automóviles independiente dijo una fuente del Ministerio de Finanzas, en medio de informes de que circulan en París que hablan de estudios para una fusión de Renault con Stellantis.

El diario italiano Il Messaggero informó el domingo que el gobierno francés, que es el mayor accionista de Renault y que también tiene una participación en Stellantis, estaba examinando planes para una fusión entre los dos grupos.

Cuando se preguntó sobre la posición del gobierno francés hacia la estrategia de Renault, la fuente dijo el martes que «no hubo cambios».

El presidente de Stellantis John Elkann negó el lunes que el fabricante de automóviles tuviera planes de fusión, en respuesta a las especulaciones de la prensa sobre una alianza con Renault, sin agregar otros comentarios.

El gobierno francés ha apoyado desde el principio la estrategia del CEO de Renault, Luca de Meo, de construir Ampere una nueva unidad eléctrica y de software con sede en Francia, junto con los negocios heredados de motores de combustión interna e híbridos de Renault.

Si bien reconoce que Renault carece de la escala y los recursos de sus rivales, el gobierno de Francia también ha apoyado los esfuerzos de la compañía para construir lazos más allá de sus aliados tradicionales Nissan y Mitsubishi mediante asociaciones con Geely, Saudi Aramco, Google y Qualcomm.

Con su valor bursátil estancado en torno a los 10.000 millones de euros a pesar de la mejora de las finanzas, Renault es citada a menudo en los mercados financieros como un posible objetivo de adquisición.

Una pequeña frase causó un gran revuelo la semana pasada. En una entrevista con Bloomberg, el consejero delegado del Grupo Stellantis, Carlos Tavares, dejó entrever que estaba abierto a «cualquier tipo de consolidación» al hablar de la posibilidad de forjar nuevas alianzas con otros fabricantes de automóviles.

Se planteó entonces la posibilidad de una adquisición del grupo Renault, que actualmente atraviesa una mala racha con la cancelación de la salida a bolsa de su filial Ampère y un precio de las acciones que sigue cayendo en picado.

Hay que decir que frente a los 10.000 millones de euros de capitalización bursátil de Renault, los 67.000 millones de dólares del grupo Stellantis son impresionantes. Es el tercer grupo automovilístico más grande del mundo está por delante de la alemana Volkswagen que se sitúa en torno a los 64.000 millones de euros de capitalización bursátil.

Al menos por ahora, Stellantis se mantendrá en 14 marcas pero cuando el río suena…

Héctor Daniel Oudkerk