BERLÍN – No se espera que la producción en la fábrica de automóviles de Tesla cerca de Berlín se reanude antes de la próxima semana después de que un presunto ataque incendiario dejó la planta sin energía.

Tesla / fábrica de Grünheide, Berlin.

El corte durará hasta que el proveedor de electricidad restablezca el suministro, según afirmó el martes el director de la planta, André Thierig. «No esperamos poder reanudar la producción esta semana», afirmó. «Esperamos saber si podremos reiniciar a principios de la próxima semana«.

El director ejecutivo de Tesla, Elon Musk, dijo en X: «Estos son o los ecoterroristas más tontos de la Tierra o son títeres de aquellos que no tienen buenos objetivos ambientales. Detener la producción de vehículos eléctricos, en lugar de vehículos de combustibles fósiles, es una extrema tontería. «.

Tesla se vio obligada a evacuar la planta, que construye el Modelo Y y emplea a 12.000 personas, después de que el ataque incendiara una torre de electricidad cerca del lugar, provocando cortes de energía en toda la región. El fuego no se extendió a la fábrica.

A los trabajadores de la planta se les ha pedido que se queden en casa hasta que se reanude la producción.

Tesla / fábrica de Grünheide, Berlin.

«Estamos consternados por lo que ha ocurrido hoy. Es el segundo ataque directo al suministro eléctrico de la fábrica y hubo un tercer ataque a la vía férrea cercana. Estamos muy preocupados«, afirmó Thierig.

Dijo que la fábrica había logrado realizar de manera segura un cierre de emergencia, que implicó decantar el aluminio fundido de sus fundiciones antes de que se solidificara.

Joerg Steinbach, ministro de Economía de Brandeburgo, el estado alemán donde tiene su sede la planta de Tesla, condenó el presunto ataque por tener «marcas terroristas» y afectar a decenas de miles de personas.

«Esto incluye hospitales y residencias para ancianos, donde las personas también pueden depender del suministro de oxígeno o similar, que se basa en la electricidad«, dijo en una sesión informativa frente a la fábrica en la pequeña ciudad de Gruenheide, en las afueras de Berlín.

La policía de Brandeburgo envió helicópteros, drones y perros de servicio para investigar si el incendio fue provocado intencionadamente. «Según lo que se sabe actualmente, la policía sospecha que se ha producido un incendio provocado«, dijo la policía en un comunicado que no identificó a ningún sospechoso.

Tesla / fábrica de Grünheide, Berlin.

El estado de Brandeburgo ha documentado ataques incendiarios anteriores por parte de activistas de extrema izquierda, incluido un sitio de suministro de energía de Tesla en Gruenheide en mayo de 2021.

Una organización que se hace llamar Volcano Group se atribuyó la responsabilidad del incendio en una carta publicada en un sitio web alternativo. «Hoy saboteamos a Tesla«, dijo el grupo, sin identificar a ningún autor individual o presunto participante en la acción.

El grupo describió el ataque como un regalo que conmemora el Día Internacional de la Mujer el 8 de marzo. «Tesla consume tierra, recursos, personas, trabajadores y, a cambio, escupe 6.000 SUV, coches asesinos y camiones monstruo cada semana«, decía la carta.

La policía dijo que estaban al tanto de la carta, que estaba firmada «Agua De Pau«, el nombre de una montaña volcánica en las Azores, y dijeron que estaban verificando su autenticidad.

Tesla / fábrica de Grünheide, Berlin.

La fábrica de Tesla ha experimentado durante mucho tiempo el rechazo de lugareños descontentos y grupos ambientalistas. Anunciada por primera vez a fines de 2019, la apertura de la planta se retrasó durante meses debido a impugnaciones legales de grupos preocupados por que el sitio usaría demasiada agua y amenazaría la vida silvestre local.

Los activistas han estado acampando en un bosque cerca de la planta para protestar contra las plantas de Tesla que duplicarán su capacidad a 100 gigavatios hora de producción de baterías y 1 millón de automóviles al año. Han instalado tiendas de campaña y construido casas en los árboles para detener los planes del fabricante de vehículos eléctricos de arrasar alrededor de 140 campos de fútbol de zona boscosa como parte de la expansión de la fábrica.

Un grupo llamado «Stop Tesla» se distanció del incendio, diciendo que no sabía quién o qué era el responsable y que se solidariza con los trabajadores de la empresa y los residentes locales. «Usamos nuestros cuerpos y nuestras casas en los árboles para oponernos a la ampliación de la fábrica«, afirmó el grupo el martes. «No ponemos en peligro vidas humanas en el proceso«.

El mes pasado, los residentes locales rechazaron ampliamente los planes de expansión de Tesla en un referéndum no vinculante.

El fabricante de automóviles quiere talar unas 100 hectáreas de bosque para construir un depósito de mercancías, almacenes y una guardería. También ha habido informes de que la planta vierte al sistema de aguas residuales local más sustancias peligrosas de las permitidas.

Tesla / fábrica de Grünheide, Berlin.

Héctor Daniel Oudkerk (https://diarioautomotor.com.ar/)