El Citroën e-C3 EV de bajo costo tiene como objetivo enfrentarse a sus rivales chinos en el mercado de los coches eléctricos asequibles.

Bajo la presión de los competidores chinos, Stellantis y Renault están luchando mucho para reducir los costos de los vehículos eléctricos para que puedan tener precios y márgenes de beneficio similares a los de los modelos de combustibles fósiles.

Los fabricantes de automóviles europeos están tratando de desarrollar vehículos eléctricos más asequibles (que de todas formas son más caros que los equivalentes de motores de combustión) ya que el crecimiento de las ventas de automóviles eléctricos se ha desacelerado.

Junto con la preocupación por la falta de infraestructura de carga disponible, el alto costo de los vehículos eléctricos se ha convertido en una barrera importante para una adopción masiva más amplia de automóviles de cero emisiones.

«Si fuera un cortoplacista, podría aumentar inmediatamente mis ventas de vehículos eléctricos simplemente dejando caer los márgenes«, dijo el jueves a los periodistas el CEO de Stellantis, Carlos Tavares, después de que la compañía publicara los resultados de todo el año y advirtiera de un año turbulento por delante.

La llegada de los vehículos eléctricos chinos económicos ha obligado s los fabricantes de automóviles europeos a desarrollar modelos más asequibles.

«Por supuesto, todo el mundo está tratando de reducir el costo de los vehículos eléctricos» para alcanzar la paridad de precios con los modelos con motor de combustión, dijo el CEO de Renault, Luca de Meo, a los analistas cuando se le preguntó sobre los precios y la rentabilidad.

De Meo dijo que reducir los precios será más fácil para los autos más pequeños porque los fabricantes de automóviles pueden reducir el tamaño del paquete de baterías, que generalmente representa alrededor del 40 por ciento del costo de un vehículo eléctrico, pero esto significa que los precios seguirán siendo más altos para aquellos con baterías más grandes.

De Meo habló después de que Renault publicara los resultados de 2023. Renault planea presentar 10 nuevos modelos este año, incluido el R5 totalmente eléctrico, un nuevo Scenic y el Rafale.

Los fabricantes de automóviles se enfrentan a un delicado acto de equilibrio en el que necesitan reducir los precios de los vehículos eléctricos, pero primero tienen que reducir los costos para producir las ganancias que buscan los inversores.

El pasado mes de octubre, la marca Citroën de Stellantis presentó su nuevo SUV eléctrico e-C3, un modelo de bajo coste a partir de 23.300 euros (25.015 dólares) destinado a enfrentarse a sus rivales chinos en el mercado de los vehículos eléctricos asequibles.

«Nuestra misión es reducir los costos tan rápido como sea necesario para absorber los costos adicionales de la electrificación y vender vehículos eléctricos al mismo precio que los automóviles con motor de combustión porque los chinos saben cómo hacerlo«, dijo Tavares.

Gracias a la caída de los costes de las materias primas de las baterías, Tavares dijo que los márgenes entre sus modelos eléctricos y de combustibles fósiles «están convergiendo» y que quiere acelerar ese proceso.

El Fiat 500 actualmente comienza en 16,790 libras ($ 21,066) en Gran Bretaña, según el sitio web de Fiat de Stellantis, mientras que la versión eléctrica de batería New 500 comienza en 28,195 libras.

«El mensaje importante es que primero hacemos la reducción de costos, y luego hacemos la reducción de precios después para tratar de proteger el margen del automóvil«, dijo el director financiero de Renault, Thierry Pieton, a los analistas cuando se le preguntó sobre los recientes recortes de precios para el Mégane eléctrico.

Pieton dijo que el Scenic eléctrico que se lanzará este año tendrá un precio inicial de poco menos de 40.000 euros (42.944 dólares). «Si nos fijamos en la competencia, incluida la competencia china, Scenic va a estar muy bien posicionada«.

Héctor Daniel Oudkerk (https://diarioautomotor.com.ar/)

fuente: https://europe.autonews.com/