El Hyundai HDC-6 Neptune es un prototipo de camión propulsado por una fuel cell alimentada por hidrógeno. Es el debut de Hyundai en el segmento de los vehículos industriales pesados.  La marca coreana quiere empezar a vender vehículos comerciales y con este prototipo muestra la visión de futuro del transporte por carretera. El Hyundai HDC-6 Neptune apunta a competir con el próximo camión de Tesla.

En el futuro se piensa que los coches eléctricos serán ubicuos en ciudades y zonas periurbanas, la combustión interna seguirá reinando en las zonas rurales y en ciertas aplicaciones, como el transporte aéreo. Sin embargo, el transporte pesado y vehículos como los autobuses podrían beneficiarse enormemente de las células de combustible alimentadas por hidrógeno. Permiten una enorme autonomía, el repostaje demora minutos y es un combustible de cero emisiones.
La ventaja fundamental de un camión de hidrógeno frente a un camión eléctrico a baterías no es solo la rapidez en su repostaje, es poder prescindir de enormes y pesadas baterías de iones de litio. Por tanto, pueden tener una capacidad de carga muy superior, y ser, por tanto, más rentables. Esto es especialmente importante en la Unión Europea, donde el peso máximo de los grandes camiones está regulado con firmeza, además de estar estrictamente controlado. 
El sistema de propulsión de pila de combustible nos ha dado la oportunidad de redefinir la tipología y la arquitectura clásicas del camión”, explicó Luc Donckerwolke, director de Diseño de Hyundai Motor Group.
El equipo de diseño de vehículos comerciales de Hyundai comenzó con una hoja de papel en blanco y se centró en el desarrollo de una nueva funcionalidad que revisara todos los estándares existentes con el objetivo de proyectar estos vehículos hacia el futuro”, agregó.
La tecnología de célula de combustible no será solo aplicable a  camiones. Debería también poder aplicarse a autobuses y otro tipo de vehículos comerciales. A nivel de diseño, estos camiones recuerdan a las GM Futurama de los años cincuenta, pero Hyundai se ha inspirado en la locomotora aerodinámica Mercury diseñada por Henry Dreyfuss durante los años 30 en Estados Unidos. Su diseño art decó es retro, al igual que futurista. Y es un diseño con mucho sentido, no solo un simple concepto.
La parte baja del camión dirige el flujo de aire hacia los lados del camión y la calandra tiene rejillas de refrigeración de apertura. El parabrisas del camión es también aerodinámico y está integrado en el cuerpo de la cabeza tractora.

La cabina del camión es un espacio diáfano y agradable, ideado para que el camionero pueda hacer vida a bordo y dormir en su interior. 

El Head-Up Display y el parabrisas de realidad aumentada son claramente conceptuales. La visión de Hyundai no termina con la cabina, también alcanza al semi-remolque.

El acoplado ha sido desarrollado en colaboración con Air Liquide y está refrigerado por nitrógeno líquido. En vez de usar una unidad de refrigeración alimentada por gasóleo, la unidad de nitrógeno líquido enfría más rápidamente, lo hace de forma más silenciosa, y consumiendo menos energía. El remolque también tiene sus paneles inferiores carenados, y sus ruedas tienen tazas aerodinámicas. El futuro del transporte pesado también puede ser interesante y prometedor.
fuente Diariomotor, Carscoops,