Esta semana ha fallecido Andrew Cowan a los 86 años, nacido en Escocia ; tal vez a los jóvenes su nombre no les diga mucho pero sus pasos por el automovilismo fueron importantes y diría en algunos casos épicos al vencer en rallyes de magnitud y dificultades hoy en día casi inimaginables y además con autos prácticamente de serie. Desde muy joven estuvo ligado a los autos de competición tanto que incluso llegó a ser amigo de su compatriota Jim Clark.
Cowan por su parte se dedicó al rally, tanto como como piloto (se retiró en 1990) y luego como team manager en la mejor época de Mitsubishi. Sus principales triunfos se registraron en competencias de very long range (recorrido extenso) como la Londres – Sidney, la cual hizo suya tanto en 1968 como en el 1977; también consiguió vencer en el difícil Rally de Bandama de 1977 en Costa de Marfil; y lo también en la muy exigente y diría irrepetible Vuelta de la América del Sur de 1978. Cuando se pensaba en un candidato a ganar estas pruebas fuera de serie el nombre de Andrew Cowan estaba en el pensamiento de todos…capacidad conductiva, resistencia física, estrategia, etc todo se daba en él.
La competencia que lo catapultó a la fama fué sin dida la London-Sydney Marathon de 1968….en esa el triunfo llegó muy cerca de la meta luego de cruzar tres continentes y circular por rutas casi intransitables…
Roger Clark (Ford Lotus Cortina) había logrado una ventaja temprana tras pasar por Turquía y pesar de perder tiempo en Pakistán e India, mantuvo su liderazgo hasta el final de la etapa asiática en Bombay. Gilbert Staepelaere / Simo Lampinen con Ford Taunus estaban en segundo lugar y el Citroën DS21 de Lucien Bianchi era el tercero.
Sin embargo, una vez en Australia, Clark una falla en el pistón lo dejó en tercer lugar y una falla del diferencial lo dejó sin chances.
Esto dejó a Lucien Bianchi y al copiloto Jean-Claude Ogier a la cabeza con  Simo Lampinen en el Ford Taunus alemán segundos y con Andrew Cowan en el Hillman Hunter 3rd. Entonces el Taunus de Staepelaere golpeó un poste de las tranqueras de los campos australianos quedando retrasado y así Cowan pasó a ocupar la segunda posición seguido por el Austin 1800 de Paddy Hopkirk en el tercer lugar. 
Pero cuando la larguísima competencia estaba por finalizar y solo faltaban unos 150 km para la meta en Sydney el Citroën DS21 de Lucien Bianchi y Ogier (que en ese momento conducía) sufre un choque frontal con un Mini de unos aficionados que destrozó su Citroën y hospitalizó a la pareja francesa.
Así Andrew Cowan,se llevó la victoria en su Hillman Hunter y logró el premio de £ 10,000. Hopkirk terminó segundo con el Austin 1800, mientras que el australiano Ian Vaughan fue tercero en un Ford Falcon GT de fábrica.

Este triunfo pudo parecer «casi de casualidad» pero al repetirse en la siguiente Maratón Londres-Sydney de 1977, oficialmente Singapore Airlines London-Sydney Rally con el Mercedes Benz 280E compartido por Andrew Cowan como piloto número uno y Colin Malkin y Mike Broad ya las dudas se despejaron y por si fuera poco luego vino la competencia en los muy dificultiosos caminos sudamericanos…
Los sudamericanos también recordamos a Cowan por su triunfo en la Vuelta de la América del Sur en su esta vez un Mercedes-Benz 450 SLC  junto a su navegante Malkin Colin que se disputó entre el 17 de agosto y 24 de septiembre de 1978, por caminos de Argentina (se largó desde el Automóvil Club Argentino), Uruguay, Paraguay, Brasil, Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Chile.
Quedan muchas otras épicas carreras como el Rally de Bandama en Costa de Marfil 1977 con Mitsubishi Lancer

Tras su retiro como piloto se dedicó a dirigir el programa Ralliart- Mitsubishi, y con el cual concretó cuatro títulos en WRC, con el Mitsubishi Lancer y Tommi Makinen como piloto, entre 1996 y 1999.


En fin , otras épocas , otras carreras , otros autos (casi de serie) y por sobre todo otros pilotos ( en este caso fuera de serie) como Andrew Cowan.