Ford usará nuevo material «milagroso» para hacer que los autos sean más silenciosos…pero el grafeno tiene muchas más propiedades interesantes.  

La búsqueda de reducir los ruidos no deseados del compartimiento del motor ha alcanzado un nuevo nivel en Ford. El fabricante de automóviles anunció el martes pasado que comenzará a incorporar el grafeno nanomaterial bidimensional debajo de sus capot, una primicia para la industria automotriz.
El grafeno se ha denominado material «milagroso» en varias industrias, como los segmentos de pintura, batería y teléfono celular. Se ha utilizado en la industria automotriz para aplicaciones de pintura, polímeros y baterías. Pero, en Ford, el material se usará en cubiertas de lineas de combustible, cubiertas de bombas y cubiertas de motores delanteros.
En 2014, Ford trabajó con los proveedores Eagle Industries y XG Sciences y descubrió una reducción del 17 por ciento en el ruido, una mejora del 20 por ciento en las propiedades mecánicas y una mejora del 30 por ciento en las propiedades de resistencia al calor cuando se usa grafeno mezclado con componentes de espuma. Normalmente, la reducción de ruido viene con un peso adicional, pero Ford utilizará muy poco grafeno y la espuma tendrá muy poco peso.
El grafeno también es 200 veces más fuerte que el acero, lo que le da a los componentes una mayor durabilidad. Sin embargo, no es económicamente viable para todas las aplicaciones. Por ahora, Ford comenzará poco a poco con sus asociaciones de proveedores para usarlo en más de 10 componentes. En el futuro, todo es posible, especialmente cuando los ingenieros buscan en las baterías de grafeno para reemplazar las unidades de iones de litio que se encuentran en los automóviles eléctricos de hoy..
El deportivo Mono de BAC debutó en 2016 con paneles de carrocería de grafeno, que también son más ligeros y resistentes que la fibra de carbono pero solo a título eperimental.
El Ford F-150 y el Mustang serán los primeros vehículos en beneficiarse del uso de grafeno debajo de sus capot para finales de año. Eventualmente, Ford quiere agregar el material a incluso más vehículos.   El grafeno es una sustancia compuesta por carbono puro, con átomos dispuestos en un patrón regular hexagonal, similar al grafito. Es un material casi transparente. Una lámina de un átomo de espesor es como dijimos unas 200 veces más resistente que el acero actual más fuerte, siendo su densidad más o menos la misma que la de la fibra de carbono, y unas cinco veces más ligero que el aluminio. Siendo su densidad de 0.54 g/cm^3
Los científicos Andréy Gueim y Konstantín Novosiólov recibieron el Premio Nobel de Física en 2010 por sus revolucionarios descubrimientos acerca de este material.  

El BAC Mono fué el primero en usar grafeno para la carrocería. Los británicos de BAC no se andan con pequeñeces. Su BAC Mono es un auto muy evolucionado tecnológicamente que tiene que ser una locura total en circuito gracias a sus 280 caballos para 550 kg. Entre otras cosas, estos números se consiguen gracias a una fabricación minimalista y al empleo de materiales exóticos.
Si la fibra de carbono reforzada con plástico o el titanio no te parecen lo suficientemente cool, el grafeno está empezando a extenderse más allá del uso en baterías de mayor capacidad. Los récords de ligereza batidos por el grafeno no han pasado desapercibidos y BAC ha decidido incluirla en sus coches.
Con la ayuda de Haydale Composite Solutions, Briggs Automotive Company (BAC) ha desarrollado las primeras piezas para su pequeño y ligerísimo deportivo. Las llantas de las ruedas traseras del BAC Mono han sido los elegidos para estrenar este ligero material. Tienen un interesante parecido con la fibra de carbono, pero el patrón es ligeramente, aunque la diferencia es casi imperceptible.
Por el momento sólo se ha recurrido a este novedoso material en las ruedas traseras, pero todo apunta a que poco a poco se irá extendiendo su uso. Con respecto a las mismas piezas fabricadas en fibra de carbono, el ahorro de peso supone un 20% con una resistencia 200 veces superior al acero. Y ya sabéis lo que pasa. Menos peso y más rigidez dan como resultado un mejor comportamiento. Una ecuación maravillosa.  
BAC Mono
Sobre lo que nadie se ha pronunciado aún es por la del precio. No se sabe cuánto costará una de estas piezas, pero seguro que no es nada barato y supera con creces al precio del mismo componente en fibra de carbono.
Lo llamativo es que haya tenido que ser un modesto fabricante como BAC quien se haya aventurado a implementar un proceso tan complejo como este. Ahora es la gigantesca Ford Motor Company que toma la posta y seguramente lo popularizará dentro de la industria motor.  Lo que está claro es que el grafeno va a ser uno de los protagonistas de este siglo y tendrá mucho que decir en la evolución técnica de los coches