La familia italiana Agnelli está emergiendo como el mayor ganador de la fusión de Fiat Chrysler Automobiles y PSA Group, el último logro para el heredero de 43 años, John Elkann, que ha supervisado el renacimiento de la dinastía en los últimos 15 años.
El valor en la Bolsa de Exor la empresa familiar que es el accionista mayor de FCA, ha aumentado su valor en unos u$s 900 millones desde que se revelaron las negociaciones del acuerdo el martes, según los cálculos de Bloomberg. Los Agnell tienen una posición de control en el holding Exor, el mayor accionista de Fiat.
Los Agnellis tienen más de u$s 10 mil millones, según el índice de multimillonarios de Bloomberg, lo que los convierte en una de las dinastías más ricas de Europa. A través de Exor tienen inversiones que incluyen Ferrari, la revista Economist, el club de fútbol italiano Juventus y Fiat, que ha sido la base de la riqueza de la familia desde su fundación en 1899.
La fortuna se reparte entre docenas de miembros de la familia que poseen sus participaciones a través del holding Giovanni Agnelli BV, que controla el 53 por ciento de Exor.
Elkan, el actual presidente de la FCA, es nieto de «L’Avvocato» Gianni Agnelli, (murió en 2003), quien se hizo cargo de Fiat después de la Segunda Guerra Mundial, ayudando a reconstruir el fabricante italiano en los años de la posguerra italiana.
Elkann será el presidente de la compañía fusionada, y Exor será su mayor accionista con aproximadamente un 14 por ciento de participación.
¿Adquisición o fusión?
FCA ha extraído una prima gruesa a cambio de acordar lo que muchos analistas consideran como una adquisición por parte de PSA que se disfraza como una fusión. Los accionistas de PSA no están convencidos de que valga la pena, y no es difícil ver por qué son escépticos.
La junta de 11 miembros de la FCA-PSA combinada tendrá seis miembros de PSA, incluido el CEO Carlos Tavares, que seguirá siendo CEO durante cinco años, y cinco de Fiat Chrysler.
Si bien aún no existe un acuerdo vinculante, los términos se han establecido para garantizar que los inversores de la FCA saquen más de la combinación de lo que aportaron. El valor de mercado de la compañía ya era más pequeño que el de PSA en la vinculación.
La familia Agnelli retiraría unos u$s 6.5 mil millones, principalmente de un dividendo especial antes de que los fabricantes de automóviles se unan. Eso disminuye aún más la contribución financiera de FCA al grupo ampliado.
Los accionistas de FCA contribuirán con aproximadamente el 40 por ciento del capital combinado a cambio de una participación del 50 por ciento en el nuevo PSA-FCA
¿Por qué el PSA es tan generosa? Una razón es que esta es realmente una adquisición de baja prima por parte de la compañía francesa…PSA está obteniendo el equilibrio de poder en la sala de juntas, proporcionando el CEO en Carlos Tavares y nominando cinco de los 10 otros roles. La otra es que la junta de PSA cree que realmente necesita este acuerdo y está dispuesto a pagarlo.
Estratégicamente, FCA trae al mercado estadounidense y la oportunidad de acelerar el desarrollo de vehículos eléctricos. Financieramente, el ahorro de costos se calcula en 3.700 millones de euros anuales. Impuestos, capitalizados en el múltiplo de ganancias de FCA y ajustados por los más de cuatro años que se necesitarán para lograrlos, estos ahorros podrían valer alrededor de 6 mil millones de euros incluso después de costos únicos. Eso es 3 mil millones de euros a cada lado.
Las compañías dicen que no habrá cierres de plantas, lo que ejerce mucha presión sobre otras áreas, en particular los proveedores, para financiar los ahorros
Presumiblemente, PSA cuenta con el apoyo de sus tres inversores principales: el estado francés, la familia fundadora Peugeot y Dongfeng Motor, para obtener un acuerdo a través de un voto de los accionistas si finalmente se acuerda uno.
fuentes: Bloomberg, Europe Autonews,