Foton Tunland G7

Estéticamente en la parte delantera destaca la enorme inscripción cromada «Foton» (también presente en la cola pero en negro mate), que ocupa gran parte de la parrilla: junto con las grandes llantas de aleación de 18″ da arena a un pick-up con formas equilibradas. La longitud de 5,34 metros está en línea con sus rivales, pero el Tunland G7 es más ancho (1,94 metros) y más alto (hasta 1,91 metros) que los principales competidores. Es impresionante y no lo esconde: afortunadamente hay sensores de aparcamiento delanteros y traseros con cámaras de 360° de serie.

Foton Tunland G7

Foton Tunland G7

Foton Tunland G7

El habitáculo del Foton Tunland G7 sorprende por la calidad de los acabados: el tablero está hecho de plásticos rígidos pero bien ensamblados, mientras que los paneles de las puertas están revestidos en la parte superior con materiales «blandos» bien elaborados: detalles de los que pocos «vehículos de trabajo» pueden presumir.

Los asientos de cuero con costuras de diamante también son muy refinados: los asientos delanteros están calefactados y el asiento del conductor también es ajustable eléctricamente. También encontramos la iluminación ambiental LED con 7 colores y la guantera frontal refrigerada. El sistema multimedia no es tan convincente: se maneja a través de una gran pantalla «táctil» de 10,3″ pero carece de conectividad con Android Auto y Apple CarPlay.

Foton Tunland G7

Foton Tunland G7

El Foton Tunland G7 se ofrece exclusivamente en la versión de doble cabina  y tiene un habitáculo que brinda una buena cantidad de espacio incluso a aquellos que se sientan en la parte trasera. La caja es grande, aunque hay a quien le va mejor entre los competidores: mide 1,52 metros x 1,58 metros x 44 centímetros. La capacidad de carga es de 900 kg (850 para la versión con transmisión automática) y la masa remolcable es de 3.000 kg.

La camioneta china se ofrece en un solo nivel de equipamiento que incluye, además de lo mencionado anteriormente, climatizador automático, control de crucero y cuatro frenos de disco autoventilados. En cuanto a las ayudas a la conducción, encontramos el aviso en caso de salida involuntaria de carril, el control de ángulo muerto y el sistema que detecta los vehículos que se aproximan al dar marcha atrás al salir de una plaza de aparcamiento.

Foton Tunland G7

El motor turbodiésel de 2.0 litros y 162 CV está acoplado a una caja de cambios manual de seis velocidades o a la conocida automática de convertidor de par ZF de ocho velocidades adoptada en los últimos años por muchos fabricantes de automóviles. Ambas transmisiones están equipadas con reductora.

No se han anunciado las prestaciones, pero sí el consumo de combustible: 11,8 km/l para la versión manual, 10,1 para la versión automática. El Foton Tunland G7 tiene tracción total (que se puede activar en la variante manual, controlada electrónicamente en la automática). La distancia al suelo de sólo 20 cm, ángulo de aproximación de 27,5° y ángulo de salida de 19°.

A pesar del generoso equipamiento, los precios del Foton Tunland G7 en su llegada al mercado italiano son competitivos: 24.344 euros para la versión con cambio manual y 25.983 euros para la que tiene cambio automático.

Héctor Daniel Oudkerk

Información previa: Diario Automotor: Foton