Kevin Magnussen

Si en junio del 2020 alguien le dijese que Kevin Magnussen volvería a competir para Haas en el 2022 y que además firmaría un contrato por cuatro temporadas con su ex equipo nadie lo podría creer pero hay una explicación en torno al hecho de que sea Magnussen quién halla sido el elegido para reemplazar al joven Mazepin y no otro.

Recordemos como Kevin Magnussen se despidió de la Fórmula 1 en el 2020 tanto en la pista como en redes sociales de la mejor manera.

Al danés no le renovaron en Haas su contrato para el 2021 y, dado que el anuncio fue bastante tardío, sus posibilidades de continuar en la categoría máxima eran muy remotas.

Tras finalizar 18º en el Gran Premio de Abu Dabi 2020 y en la soledad el Autódromo de Yas Marina (ya que el evento se realizó a puerta cerrada), Magnussen se dispuso a hacer “donas” en la pista para cerrar su paso por la F1, para después compartir un mensaje de despedida.

Dijo Magnussen luego de la que pensaba sería su última carrera en F1..»Hoy, un capítulo se ha cerrado, y qué viaje ha sido. Desde que era pequeño, la Fórmula 1 ha sido mi vida. Cuando les dije a mis profesores en la escuela que iba a ser piloto de F1, se rieron de mí», escribió en redes. Yo sabía sin ninguna duda en mi corazón que lo haría posible. Sólo era un niño ingenuo sin idea de los desafíos reales que tendría que superar para lograrlo, sólo sabía que lo lograría».

«Pero no hay forma en el mundo de que lo hubiera logrado sin el apoyo que tenía de mi familia y especialmente de mis padres. Cuando hablé de cómo iba a ser piloto de F1 en el futuro, sentía que ellos realmente creían que yo podía hacerlo. A pesar de que no había forma de que estuvieran ni cerca de tener el dinero que necesitaba».

«He sido increíblemente afortunado de conocer a personas que pudieron apoyarme para hacer realidad mi sueño y siempre les estaré agradecido. Ahora espero con ansias el próximo capítulo de mi vida, que será increíblemente emocionante».

«Gracias a todos por su increíble apoyo a lo largo de los años. Espero poder entretenerlos con lo que voy a hacer a continuación. Ahora es el momento de volver a Dinamarca y celebrar la Navidad con mi familia más cercana. Manténganse a salvo todos y gracias».

«Sé que en el automovilismo nunca debes decir nunca. En Fórmula 1 pueden suceder muchas cosas, y nunca debes decir nunca», «Pero estoy listo para decirle a ésta mi última carrera. Voy a salir y disfrutarlo, manejar el auto, este auto increíble que es tan satisfactorio de conducir, y pensar en esta oportunidad increíble que se me dio».

Hoy había varios pilotos con experiencia en la F1 como Romain Grosjean y Nico Hulkenberg que se asemejaban a su perfil ; pilotos que se han alejado de la categoría donde si bien no habían brillado tampoco desentonaron. Pero en el caso de Magnussen, existe en el ambiente la sensación de que su carrera nunca tuvo una oportunidad justa. Su primer año en McLaren comenzó de manera brillante en Melbourne y realizó carreras buenas como novato en un equipo con grandes expectativas, pero no lo acompañó el rendimiento del automóvil ese año y finalmente perdió el lugar cuando se seleccionó una alineación estelar de Jenson Button y Fernando Alonso.

Así que Magnussen esperó una oportunidad que nunca llegó y finalmente tuvo que dirigirse a un equipo Renault que estaba en plena fase de reconstrucción. Superando cómodamente a su compañero de equipo Jolyon Palmer, Magnussen fue nuevamente víctima de un equipo que no funcionó ese año y la falta de una oferta de contrato de varios años lo llevó a aceptar la oferta de Haas.

Fue solo en el equipo de Gene Haas y Guenther Steiner donde se sintió debidamente valorado por primera vez en la F1, y los resultados fueron buenos en los dos primeros años. Pero luego el equipo se equivocó con el diseño del auto en 2019, y el COVID casi lo obligó a quebrar en 2020, y así Magnussen se vio obligado a alejarse a finales de año por la necesidad imperiosa de un equipo que necesitaba financiación y Gene Haas la tuvo con los u$s que llegaban de Rusia.

Sin discutir aceptó la realidad y se marchó a EEUU junto a Ganassi, que le dio la oportunidad de ir y competir por victorias y grandes resultados que tanto había faltado durante varias temporadas en la F1. 

Gene Haas, Team Owner, Haas F1, y Kevin Magnussen

Lejos de enojarse mantuvo una muy buena relación con Gene Haas y siguió siendo muy apreciado por aquellos con los que había trabajado. Entonces, cuando Rusia invadió Ucrania y el asiento de Mazepin financiado por Uralkali ya no era sostenible, el danés era el primero en la mente de Gene Haas.

Hubo algunas buenas opciones que le podrían haber traído dinero, sobre todo la de Oscar Piastri si Alpine estaba dispuesto a proporcionar algunos fondos, o la de Pietro Fittipaldi pero también había nombres más experimentados disponibles que eran difíciles de pasar por alto como la de Antonio Giovinazzi piloto de reserva de Ferrari o el mismo Hulkenberg que también estaba interesado, pero a los 34 años es cinco años mayor que Magnussen y no tenía una relación como la del danés con el equipo. 

Kevin Magnussen

A veces hay que retirarse bien de un equipo que como Haas en su momento le había dado oportunidades y comprender los motivos por los cuales el dueño no le renovaba el contrato tal como hizo Magnussen. Hoy su actitud tuvo la recompensa. También hay que reconocer a Gene Haas al valorarlo y llamarlo para una segunda oportunidad. Esperemos que la suerte los acompañe.

Héctor Daniel Oudkerk /