Valtteri Bottas iba en segunda posición, cuando los mecánicos no pudieron retirar uno de los neumáticos del auto y como sabemos tuvo que abandonar.

Recién hoy jueves 27 en la misma fábrica finalmente se sacó y se pudo aclarar el misterio…

Resulta que las tuercas que se utilizan son de alta resistencia, pues tienen que aguantar las fuerzas G y por lo tanto, la pistola que utilizan para retirar la tuerca también ha de ser muy potente.

Nuestras tuercas son lo que llamamos captivas, así que cuando la rueda sale, también lo hace la tuerca. Dicha tuerca tiene que juntar la rueda al coche de tal manera que aguante fuerzas de 5G en frenada y lateralmente también. Por lo tanto la pistola es increíblemente potente, tanto que puedes ver a los mecánicos conteniéndose y agarrándose al suelo, de lo contrario, ellos también rotarían”, ha explicado James Vowles, el jefe de estrategia de Mercedes.

Todo comenzó porque Bottas paró en el box levemente adelantado y el ángulo en el que se encontraba respecto a los mecánicos de la rueda delantera derecha no era el ideal. El mecánico no corrigió su posición y al ir a colocar la pistola para sacar la tuerca lo hizo con una pequeña angulación. Ello provocó que la pistola tocara solo parte de la tuerca, limó la tuerca y fue imposible así retirar el neumático.

Lo que pasó es que el coche estaba un poco angulado, por lo que cuando la pistola se conectó con la tuerca, esa pequeña diferencia de ángulo hizo que no girara sobre la tuerca entera, sino solo sobre una parte de ésta. Eso limó el metal, de hecho, eliminó todo el metal de la tuerca. Como resultado, la tuerca se quedó atascada y no pudimos quitarla”, ha esclarecido el jefe de estrategia de la escudería alemana.

Claramente es una situación que nos ha pasado factura tanto a Valtteri como al equipo. Vamos a tener que tomar las medidas necesarias para mitigarlo”, ha añadido Vowles que la tiene muy clara para cerrar. Por suerte para los del equipo alemán, por fin han conseguido sacar la rueda en la fábrica de Brackley UK.