La debacle de audiencias de la Fórmula 1 en esta temporada 2024 es global y grave. Conforme se van conociendo los números del Gran Premio de Arabia Saudí va quedando claro que la Fórmula 1 tiene un gran problema con el insulso dominio de Red Bull, una parrilla de pilotos y equipos sin renovación que hace predecir los resultados y lo peor es que por diferentes y grandes intereses no se quiere solucionar.

Liberty Media

En los Estados Unidos, lugar clave para cualquier emprendimiento que busque audiencia y de hecho el bastión de Liberty Media desde que son organizadores de la Fórmula 1, el mundial empieza a perder rápidamente interés. Las audiencias del Gran Premio de Arabia Saudí fueron pésimas, y los números urgen a un cambio inminente si la Fórmula 1 no quiere quedarse a cero antes de 2026 y las cadenas de TV le den la espalda.

Era normal que una carrera de F1 pasara del millón de espectadores en EEUU pero el reciente GP de Arabia Saudi solo logró 920.000 espectadores que para ahí es nada. Esas fueron las personas que vieron el Gran Premio de Arabia Saudí a través de ESPN en los Estados Unidos. Por primera vez en mucho tiempo, una carrera de Fórmula 1 se quedó por debajo del millón de espectadores en el país de las barras y estrellas, sufriendo una caída tremenda.

Concretamente, el 40% de los que vieron el Gran Premio de Arabia Saudí la temporada pasada ya no lo han visto este año. La segunda carrera del mundial ha caído desde los 1,5 millones de espectadores hasta los 920.000, y lo peor es que es una tendencia que se empieza a ver muy evidente en los Estados Unidos pero lo mismo se replica en el resto del planeta.

Ya en el Gran Premio de Baréin, la primera carrera del año, la audiencia de ESPN estuvo a punto de bajar del millón. Se quedaron en 1,1 millones de espectadores, por detrás de los 1,3 millones que hizo el año pasado la cita inaugural del mundial. Pero después de ver el paseo de Red Bull y de no tener un equipo americano ni un piloto de los de ellos con posibilidades, a los americanos ya no les atrae más la Fórmula 1.

El tema es que hay tres carreras en Estados Unidos y había planes para una cuarta, pero sin espectáculo en pista difícilmente haya público para ello.

El público por el contrario crece en las competencias americanas (IndyCar, Nascar e IMSA) donde los reglamentos están plagado de reglas para fomentar la competición entre participantes y es habitual que la emoción persista hasta los metros finales.

Lo real es que este inicio de temporada también está prácticamente privado de cualquier espectáculo deportivo y lo que más atrae a la prensa y al público son los asuntos extradeportivos en donde se mezclan amantes de jefes de equipos y actitudes extra deportivas variadas.

Wolff, Horner, Ben Sulayem, Marko… ¿Quién será el próximo? En la actualidad esas son las principales atracciones de la F1.

«Toto» y Sussie Wolff

Todo empezó poco después tras la carrera de Abu Dabi el pasado mes de noviembre con el matrimonio Wolff objeto de una investigación de la FIA sobre un hipotético conflicto de intereses entre «Toto», director del equipo y accionista de Mercedes y su esposa Susie, directora de la Academia de F1 con acceso a información reservada. Una disputa que duró sólo 48 horas hasta que la Federación decidió fin de la investigación finalmente, y juzgado como un “Ataque personal en el que se cruzó una línea roja» por el austriaco.

Apenas un mes y medio después,  el diario holandés De Telegraaf. reveló al público que en Red Bull se abrió una investigación interna contra Christian Horner por «comportamiento inadecuado» hacia una empleada del equipo.

Una nueva polémica que ya dura más de un mes, mientras que finalmente el Jefe  de los campeones del mundo ha sido absuelto después de una investigación interna del grupo Red Bull. Pero la paz no ha llegado porque el padre de Max Verstappen, Jos, también añadió su pequeño toque. exigiendo indirectamente la salida por Christian Horner. «Mientras siga vigente, habrá tensión aquí. El equipo corre el riesgo de desmoronarse. No puede seguir así. Va a explotar. Se hace la víctima cuando es él quien causa los problemas..»  Aunque lógicamente no se filtró el motivo de sus palabras, se lo relaciona con aparentemente afectos cruzados hacia la misma señorita…

El Doctor Helmut Marko y Christian Horner

En Jeddah, una semana después, se creía que el incendio se había extinguido fue Helmut Marko quien se encontró en el centro de atención ya que habría sido sospechoso de estar relacionado con filtraciones a los medios de comunicación de ciertos elementos vinculados a la investigación llevada a cabo contra Christian Horner. Algunos ya decían que estaba a punto de marcharse, pero el Doctor fue mantenido en su puesto.

Por si fuera poco, Mohammed Ben Sulayem, el presidente de la FIA, también fue atrapado por dos investigaciones en apenas 48 horas. Una por presunta interferencia en el resultado del Gran Premio de Arabia Saudita de 2023, revela la BBC. Una segunda, nuevamente según periodistas ingleses, porque habría presionado a los funcionarios para que el nuevo circuito de la ciudad de Las Vegas no obtenga su aprobación y así evitar la celebración del primer Gran Premio de la historia promovido por la Fórmula 1 sin participación de la FIA.

Mohammed Ben Sulayem, el presidente de la FIA

En resumen lo que si hay en la F1 es falta de competitividad en pista, la no renovación de pilotos varios de ellos ya veteranos de más pero atornillados a sus butacas por el hecho de haber sido buenos hace diez años, ausencia de nuevos equipos y marcas que podrían crear expectativas diferentes (ej Andretti-Cadillac) y mantener otras que están lejos de ser competitivas, el no permitir ingreso de nuevos pilotos especialmente de los que triunfan en la IndyCar y si mantener en la grilla a varios muy mediocres y solo están por ser de pago, etc. Como ejemplo el debut de un joven como Ollie Bearman en Ferrari hizo Milagrosamente crecer la audiencia, que no sería si apareciera un Palou o un Newgarden o un auto de Andretti apoyado por Cadillac o si se le abrieran las puertas a varios de los campeones de fórmula 2 que no tienen espacio por haberse transformado la F1 en un Club con ingreso cerrado…que si sigue así se va a quedar sin audiencia.

Héctor Daniel Oudkerk (https://diarioautomotor.com.ar/)