La Comisión Europea ha propuesto un paquete de medidas, de sistemas de seguridad que han de ser obligatorios, que probablemente se conviertan en el estándar en los coches comercializados en la Unión Europea en los próximos años. Europa quiere obligar a instalar una caja negra en los coches en 2021, un dispositivo que recoja eventos, del conductor, del coche, y del exterior, para desentrañar las causas de un accidente. ¿Y cómo sería esta caja negra?
No abarcaría tantos parámetros como en aviación pero sí filmación del tráfico
Añadiría aspectos ténicos como estado de frenos etc a estas filmadoras en uso actual
La Unión Europea ve necesaria la incorporación en los coches de una caja negra con un registro de eventos a corto plazo, que establezca los instantes previos a un accidente de tráfico y, por lo tanto, las causas que lo desencadenaron. Evidentemente, este sistema no tendría carácter retroactivo, no se instalaría a los coches ya fabricados antes de que la medida entre en vigor.
El objetivo de esta caja negra será registrar numerosos datos, acerca de los coches, el conductor, y otros parámetros externos, que ayuden a desentrañar las causas de un accidente de tráfico
Al tratarse de una propuesta inicial, la Comisión Europea no ha detallado más aspectos técnicos acerca de esta caja negra que veremos en los coches en 2021. Pero lo importante es entender que su objetivo, en principio, será el de contribuir a identificar las causas de un accidente, y no a perseguir infracciones de tráfico, o vigilar a los conductores y lo que hacen en sus coches.
Eso quiere decir que las cajas negras únicamente registrarán los eventos que se han producido en los últimos minutos. Eventos tales como la velocidad del vehículo, o el estado de los sistemas de seguridad de los coches. De manera que a la hora de investigar un accidente se pudiera recurrir a esos datos, ya no solo para identificar las causas, sino también para determinar responsabilidades.