Matthias Hossann, el nuevo Director de Diseño de Peugeot, concedió una entrevista al medio autonews.fr que sirvió para descubrir el pensamiento de un joven de 40 años, apasionado de su profesión, a la vez humilde y decidido, y que conoce a la perfección el ADN de la marca del león.

Matthias Hossann, podemos decir que conoces muy bien al Grupo PSA, ¿no?
Sí, me incorporé al Grupo PSA en el lejano 2002, viniendo del lado de Citroën. Entonces pude trabajar muy rápidamente en modelos de producción, pero también en estudios de autos conceptuales. En 2008, tuve la maravillosa oportunidad de ser parte de un pequeño equipo enviado a Shanghai, China, donde instalamos el primer estudio del Grupo fuera de Francia. Fui el primer diseñador del Grupo enviado a China y permanecí allí durante cinco años. Fue una experiencia muy enriquecedora que fue mucho más allá de ser diseñador, ya que también tuve que contratar a mi equipo localmente y encargarme de toda la logística. También fue en este momento cuando trabajé en el concept Citroën Métropolis (1), presentado en la Exposición Universal de Shanghai 2010. Luego, en 2013, Jean-Pierre Ploué y Gilles Vidal me pidieron que me hiciera cargo de todos los proyectos y prototipos de Peugeot a medio-largo plazo.
¿Siempre has tenido esta pasión por el dibujo y el automóvil?
Primero me atrajeron las artes visuales, que inicialmente me orientaron hacia los estudios artísticos, antes de continuar con el diseño industrial y luego automotriz. En cuanto al objeto automóvil como tal, más allá de su plástica, me ha atraído durante mucho tiempo por su complejidad. Creo que de hecho es el objeto más complejo del mundo. También es un universo fascinante, en el que la ecuación es saber combinar las diversas limitaciones, y las hay, logrando complacer al mayor número. Por supuesto, más allá de este aspecto, la pasión por el automóvil, naturalmente, siempre ha corrido por mis venas.

Suceder a Gilles Vidal es una gran responsabilidad, ¿no?
En primer lugar, quiero decir que tengo un enorme respeto por el trabajo realizado por Gilles y su equipo a lo largo de los años. Sabes, este aspecto de la responsabilidad se relaciona menos con esta noción de sucesión que con asegurar la continuación de una marca histórica que acaba de celebrar sus 210 años. Sinceramente, no me estoy planteando esta cuestión de responsabilidad o de hacer algo diferente a lo que hizo Gilles, mi equipo y yo estamos especialmente movilizados para seguir construyendo un futuro ultra deseable para la marca. Teniendo en cuenta que el reto a afrontar es considerable, dentro de una marca que ya lo está haciendo muy bien como es el caso de Peugeot.
¿Cómo es tu día a día profesional?
Es ante todo una obra de construcción conjunta. Evidentemente, se lleva a cabo con los distintos equipos de diseño de Peugeot: Interior, Exterior, Color y Materiales…pero no solo eso. También estamos en estrecho contacto con los equipos de Producto, Estrategia, Marketing, Comunicación… Nuestro éxito actual también radica en esta simbiosis entre todos nuestros departamentos. Con nosotros, un proyecto de automoción involucra a todas las entidades donde el intercambio de ideas es un factor fundamental para el éxito.

¿Vas a dejar tu huella en los futuros modelos de Peugeot?
La marca siempre debe ser más fuerte que un proyecto individual. Trabajo para Peugeot, cuya historia y herencia son excepcionales. Yo mismo defiendo la idea de un diseño fuerte y asertivo, aunque a veces signifique correr riesgos e incluso el de no agradar. Un estado de ánimo intransigente, que por tanto encaja perfectamente con la imagen de las producciones de Peugeot en los últimos años.
El diseño se ha vuelto claramente estratégico en Peugeot. ¿Es importante poder trabajar con tranquilidad mientras se siente apoyado por sus jefes?
Sabes, una de las principales razones por las que acepté el trabajo fue la pasión por los autos que impregna todos los niveles del negocio, incluso en la parte superior de la pirámide. Ya sea Jean-Philippe Imparato o Carlos Tavares, el hecho de que nos apoyen y animen a llevar un diseño cada vez más asertivo dentro de los productos de la marca, confirmó mi elección.

Por lo tanto, un automóvil debe ser hermoso, pero también debe reflejar una imaginación poderosa. Trabajé mucho en el concepto e-Legend que, en términos de carga emocional, demuestra claramente este deseo de contar una historia, un universo fuerte en torno al diseño. También es responsabilidad del diseñador saber cómo crearlo. Y este es uno de los retos del mañana, poder combinar emoción e innovaciones tecnológicas para mejorar el día a día de nuestros clientes.
¿Qué debería traducir exactamente el vehículo ideal?
Creo que hoy nos encontramos en una encrucijada. Siempre estamos hablando de más tecnologías en nuestros vehículos. El riesgo asociado es encontrarte en un universo frío y sin alma donde ya no necesitas la fuerza de la marca. Yo creo que es todo lo contrario, y es este manifiesto el que hemos querido resaltar con el e-Legend: tener un alto nivel de tecnología en un vehículo ofreciendo una nueva experiencia que necesariamente implica un Universo emocional muy fuerte.
Antes de entrar en producción, un vehículo debe superar diversas limitaciones industriales y cumplir con las normas vigentes. ¿Es frustrante para un diseñador?
Es una parte integral de la profesión de diseñador automotriz y debes tener esta forma de resiliencia en ti mismo. Es un desafío notable poder resolver esta compleja ecuación para finalmente diseñar un producto que se destaque entre la multitud y que respete los códigos, el ADN de una marca. Creo que un diseñador es un poco como un corredor de fondo: debe tener una higiene irreprochable desde el principio hasta el final de un proyecto, para preservar la idea inicial.

¿Cuáles son Matthias, las 3 cualidades esenciales que debe tener un diseñador de automóviles?
Sin duda, la primera es la pasión. Sin pasión es imposible crear. El segundo es la noción de requisito. Sin altos estándares, la pasión de un diseñador no puede llevarlo muy lejos. Un requisito siempre orientado al cliente. Es decir, hacia siempre más calidad, para que el cliente pueda vivir una nueva experiencia enriquecedora. Otra cualidad a tener es la de saber proyectarse, y de tener una visión vanguardista y atractiva en cuanto a los proyectos de futuro a realizar.
¿Existen categorías de vehículos en las que prefiere trabajar?
Tuve la suerte de haber trabajado mucho en los autos de concepto del Grupo y en este caso no hay una noción de categoría porque diseñar un concepto siempre es muy emocionante. Hoy, solo me guía el deseo de llevar a cabo los proyectos de Peugeot, hacia productos cada vez más deseables, independientemente del segmento. Tomar y proporcionar placer sea cual sea el producto, ese es también el desafío de un diseñador de automóviles.
En términos de transporte individual, los usos y necesidades se mueven a una velocidad vertiginosa. ¿Hay que tener en cuenta estas nuevas formas de movilidad en términos de diseño?
Absolutamente. En los últimos años, las energías y tecnologías han cambiado significativamente el automóvil. Estamos en un contexto global que cambia rápidamente y, por tanto, también, en una evolución de usos. Esta nueva ecuación es emocionante y probablemente dará lugar a nuevas siluetas y segmentos. Esto también es parte de nuestro pensamiento en Peugeot, por supuesto.
Entonces, ¿tu trabajo como diseñador también está cambiando?
Así es, nuestro negocio ha evolucionado de una manera increíble en los últimos años. A menudo digo a los equipos que hemos pasado de la etapa “simple” de un estilista, a la de un verdadero diseñador que también tiene más en cuenta las nociones de necesidades ligadas al contexto, a nuevos usos. Y mañana también se producirán otros cambios en nuestra profesión, donde entraremos en una era que yo llamo «el diseñador de experiencias«. Una experiencia completa donde la estética de los objetos también tendrá que estar en total coherencia con la coloración del resto de nuestro universo, en particular en cuanto a la digitalización del recorrido de los clientes dentro de nuestra marca.

(1) 

Citroën Métropolis 2010

fuente: autonews.fr