En una demostración bastante simbólica, el H24 LMPH2G circuló por el circuito de Bugatti en La Sarthe

Mucho se habla del futuro Campeonato Mundial de Resistencia de la FIA, que van más allá de las regulaciones para los ‘Hypercar’ de 2020 ha dar relevancia al ‘Proyecto H24’, que apunta a desarrollar tecnología de hidrógeno para su uso en carreras de ACO a partir del 2024.

Ha habido un paso adelante significativo de la empresa conjunta de ACO con el equipo H24 después de que el automóvil con combustible alternativo funcionara por primera vez en Le Mans ayer.
En una demostración bastante simbólica, el H24 LMPH2G se paseó por el circuito de Bugatti en La Sarthe como parte de una conferencia sobre movilidad futura, y parecía funcionar más rápido que durante su manifestación pública en Spa-Francorchamps el año pasado.
Cuando la tecnología del hidrógeno se convierta en una realidad elegible para el WEC y Le Mans (programado para 2024/25), la fórmula de los «Hypercar» estará a medio camino o acercándose a su final, dependiendo de cómo se desarrollen las cosas. La DPi americana también estará en marcha para ese entonces, y las carreras de prototipos bien podrían verse muy diferentes.    
El director deportivo de la ACO, Vincent Beaumesnil, ha declarado públicamente que el tiempo de vuelta objetivo (durante la carrera, no en la clasificación) en Le Mans para los prototipos de celdas de combustible de hidrógeno es de 3m30, lo cual es significativo. Esto  los coloca muy en la ventana de rendimiento de los Hypercars 2020.
Con el conjunto de reglas de Hypercar aún un trabajo en progreso (aunque la versión más reciente del borrador de las regulaciones se espera en cualquier momento), esto plantea una perspectiva interesante. Entonces, ¿podríamos ver la carrera de autos de primera clase con motor de hidrógeno en la misma clase en tan solo unos años?
Eso significaría que los autos de carrera de cero emisiones se agregarán a la creciente lista de soluciones elegibles para las reglas entrantes, que de manera crucial, se regirán por el Balance de Desempeño, reemplazando la Equivalencia de Tecnología que se ha utilizado en la era actual de LMP1. Este cambio podría simplificar su transición hacia la próxima generación de retadores de primera clase del WEC.
Los aspectos negativos que surgen del potencial (casi seguro) de disparidad presupuestaria es otro aspecto que debe considerarse. Los coches de vanguardia alimentados con hidrógeno que compitirán con los hipercoches más restringidos financieramente podrían llevar a las fábricas aspirantes a gastar dinero en la escala de Porsche y Audi en LMP1 durante la última década, compitiendo contra los los esfuerzos de los particulares .
Sin embargo. BMW y Audi continúan expresando interés en la fórmula propuesta para 2024, y es probable que otros fabricantes también sigan de cerca a medida que sus propios rangos evolucionen de la combustión interna a una tecnología más sostenible.
No se equivoque: si se hace correctamente, una fórmula de cero emisiones con tecnología de celda de combustible de hidrógeno podría ser la forma más relevante y comercial de los deportes de motor para los fabricantes para cuando lleguemos a 2024.
Las reglas de 2020 están muy diseñadas para que la mayor cantidad posible de fabricantes puedan jugar a niveles de gasto más controlados y ver a ACO y FIA durante este período de transición para la industria automotriz.
El modelo de reglas de 2024, mientras tanto, tiene un objetivo muy diferente: traer de vuelta a los fabricantes dispuestos a ampliar los límites y usar Le Mans como banco de pruebas.