La palabra Boneville fué sinónimo de récord de velocidad. Pero esto está cambiando y tal vez definitivamente si el estado de la sal sobre las que se celebra la Semana de la Velocidad (Speed Week) sigue deteriorándose. Al parecer, cada vez hay menos sal ¿Resultado? Los intentos velocísticos tendrán que emigrar a otras tierras….



Las salinas de Bonneville se encuentran en Salt lake City en el estado de Utah, y es donde se ha celebrado desde hace más de cien años el evento más esperado para los que buscan alcanzar altísimas velocidades. Cada vez es más difícil celebrar la llamada Speed Week debido a la lluvia , la poca sal en la pista y la calidad de la sal que cubre el lugar. La capa de este material es cada vez más fina y, además, la superficie salada es cada vez menor.

Fue en 1912 cuando se utilizaron estas salinas por primera vez, cuya extensión es de unas 14.800 hectáreas. Uno de los récords más significativos lo ostenta el británico Sir Malcolm Campbell, que el 3 de septiembre de 1935 superó la barrera de las 300 millas por hora al alcanzar 301,129 mph en su Bluebird, es decir, unos 485 km/h. En la década de los setenta ya se superaron los 1.000 km/h en Bonneville.
Mientras algunos intentan sacar adelante el evento, otros buscan culpables, aunque la administración asegura que «no hay evidencias actuales sobre un declive a largo plazo«, en referencia a las salinas y su estado. Muchos achacan los problemas del lugar a los procesos de extracción de minerales, como el cloruro de potasio, que llevan a cabo diversas compañías de la zona, aunque no hay nada probado.
Bonneville fue un lago en el Pleistoceno, y que debido (y gracias) al paso del tiempo se había convertido en la pista perfecta para conocer los límites de la velocidad de los artefactos construidos por el ser humano ya que se trata de un terreno de unos 400 km2, totalmente llano, por lo tanto daban la distancia más que suficiente para batir récords de velocidad sobre tierra y frenar a tiempo.
Ahora bien si Bonneville ya no es lo que era hacia dónde va la gente que busca ser la más veloz tanto en 4 ruedas como en dos…?


La primera opción actualmente es el desierto de Black Rock (en inglés, Black Rock Desert, literalmente, ‘desierto [de la] Roca Negra’) que es una región semiárida del interior de los Estados Unidos, parte de la Gran Cuenca, localizada en el extremo noriental del estado de Nevada. Comprende una superficie de unos 2 590 km² y se encuentra a unos 160 km al norte de la ciudad de Reno.
La región se caracteriza por sus características paleogeológicas; por ser un área con importantes senderos históricos seguidos por los emigrantes para llegar a California en el siglo XIX (más de 120 km); y por ser un lugar de los aficionados a la cohetería y también para establecer récords de velocidad en tierra (se logró aquí el Mach 1.02 en 1997).


Otro lugar en uso es el Desierto de Alvord es un desierto localizado en el Condado de Harney, en el sureste de Oregón, en el oeste de los Estados Unidos. El Desierto de Alvord es un lecho de lago seco de 19 por 11 km. Dos cadenas montañosas lo separan del Océano Pacífico: la cadena costera del Pacífico y la cordillera de las Cascadas. Junto con la Montaña Steens, estas características topográficas crean una sombra de lluvia. El desierto de Alvord se encuentra a una altura de 1,200 m. Durante la estación seca, la superficie es lo suficientemente plana para conducir o aterrizar aviones pequeños. El lecho seco del lago es utilizado para conducir vehículos de alta velocidad y conseguir récords de velocidad en tierra. Uno de los récords mundiales de velocidad terrestre femenino fue establecido en 1976 por Kitty O’Neil a 824 km/h. En este lugar encontró la muerte Jessie Combs al romper una rueda tras golpear un objeto.


Otra posibilidad en uso actualmente es más remota y se ubica en Sudáfrica…se trata del desierto de Hakskeenpan en Sudáfrica en donde actualmente se encuentra el equipo Bloodhound LSR intentando llegar al récord absoluto de 1600 kmh.