«Un auto extremadamente rápido para ofrecer las máximas sensaciones posibles«. Esa es la idea de Briggs Automotive Company ya en 2009 con el Mono que ahora se renueva.

El BAC Mono 2020 se actualiza para cumplir la normativa Euro 6-d y, de paso ofrece mejores prestaciones con un motor más potente y un peso aún más bajo.

Si antes el BAC Mono ya destacaba por ser lo más parecido a un auto de competición que podía rodar por las calles, el monoplaza británico recibe una profunda actualización para estrenar un nuevo chasis.

Según la marca, para esta generación se han utilizado nuevos compuestos para reducir el peso y mejorar la distribución del mismo. La batería por ejemplo se ha reposicionado pero también la fibra de carbono utilizada para la carrocería se combina con grafeno creando paneles igual de resistentes pero más livianos.

También son nuevas las geometrías de la suspensión y las llantas, donde se ha buscado aligerar el conjunto con un recorte de 2,2 kg, así como en las pinzas de freno que ahora son unas AP Racing con discos carbocerámicos (opcionales). En total la dieta ha rebajado el peso del Mono 10 kg (570 kg).
Exteriormente hay pocas diferencias con respecto a su predecesor, solo unos nuevos faros LED que ahora se montan en la parte central del frontal y los pasos de rueda, retrovisores más aerodinámicos y una cola con nuevos grupos ópticos.

El habitáculo se reduce a un asiento de competición y un volante con todas las funciones incorporadas de fibra de carbono donde se han ahorrado unos gramos extra.

Donde sí hay cambios interesantes es en el motor ya que las normativas de emisiones han forzado a que ahora el Mono utilice un 2.3 litros turbo de cuatro cilindros de origen Ford y puesto a punto por Mountune. Esta unidad eleva la potencia hasta los 332 CV (27 CV más que antes) y un par motor de 400 Nm. 0 a 100 km/h en 2,7 segundos.

A todo esto el BAC Mono cuesta 190.283 euros….
ver: https://diarioautomotor.blogspot.com/search/label/BAC

fuente motorpasión.com