El SUV eléctrico chino Aiways U5 comenzó a venderse en Europa partiendo de un precio de 35.000 a 38000 euros según equipamiento.

La start-up china con sede en Shanghái ya entregó en julio en Córcega 500 unidades de este SUV eléctrico para la empresa de alquiler Filippi Auto (Hertz en la isla) pero además ya en Alemania se reciben pedidos por una suscripción de 400 euros al mes.

Llega para competir con otros SUV EV que se lanzarán en los próximos meses en el mercado, como el Skoda Enyaq (39.000 euros) y el VW ID.4 (45.000 euros) por lo que el costo del Always es muy atractivo. Por otra parte hay que pensar que por más europeos que sean su alma (la batería) es igualmente china…

Por el momento, en Alemania, sólo puede configurarse asociado a su batería de 63 kWh y su autonomía es de hasta 410 kilómetros en ciclo WLTP en el caso del acabado base y de 400 kilómetros en su opción Premium. En lo que toca al consumo, homologa 16,6 y 17,0 kWh/100 km respectivamente y ofrece hasta tres modos de conducción (Eco, Normal y Sport).

Este Aiways U5 tiene unas medidas que se aproximan a las de sus rivales y puede cargar sus baterías del 20 al 80 % enchufado a un cargador de corriente continua (DC) a una potencia máxima de 90 kW en 35 minutos, mientras que en una de corriente alterna de 6,6 kW hace lo propio en 10 en horas.

En su acabado más básico ya tiene faros LED, climatizador bizona, asiento delanteros ajustablemente eléctricamente , acceso sin llave, portón trasero eléctrico o llantas de 17 pulgadas, un enorme display multimedia de 12,3 pulgadas con conexión a Internet y comandos por voz, así como cámara de visión 360º.


Tampoco faltan sistemas de asistencia a la conducción como control de crucero adaptativo, frenada automática de emergencia, asistente de mantenimiento de carril y aviso por cambio de carril involuntario, así como ayuda al aparcamiento. Por su parte, el acabado Premium añade llantas de 19 pulgadas, asientos de cuero calefactados o asistente autónomo de estacionamiento.
En las pruebas de Euro NCAP, ha obtenido unas algo modestas tres estrellas debido a su frenada automática de emergencia marginal para detectar ciclistas aunque normal en el caso de los peatones, o que sus formas afiladas en el frente no son todo lo seguras que debieran en el caso de atropellar a alguien.