Dongfeng E70 taxis con las nuevas baterías de estado sólido

El fabricante de automóviles chino Dongfeng ha entregado 50 taxis eléctricos equipados con baterías de estado sólido. Un paso importante en la evolución de los vehículos eléctricos que eliminaría muchos obstáculos.
Dongfeng Motor, el importante fabricante chino, acaba de entregar 50 unidades de su E70 alimentado por baterías de estado sólido, que como su nombre indica, utilizan electrolitos sólidos en lugar de líquidos. Las baterías de estado sólido se desarrollaron en conjunto con el fabricante de baterías Ganfeng Lithium y se dice que han superado extensas pruebas de seguridad.

Los autos se utilizarán como taxis en las provincias de Guangzhou, Jiangsu, Jiangxi y Zhejiang y esto es un paso importante. Según Dongfeng, esta es la primera vez que se pone en práctica esta tecnología (durante mucho tiempo se ha hablado de las baterías de estado sólido como una especie de santo grial para los vehículos eléctricos) con la cual se eliminarían muchas de las limitaciones de los modelos actuales de iones de litio.

No solo ofrecen una mayor densidad energética (haciéndolos más compactos y livianos para la misma capacidad), sino que también son más seguros, menos afectados por las fluctuaciones de temperatura y se dice que son más baratos de producir y más fáciles de reciclar. Se desconoce la densidad energética de los instalados en los taxis E70, pero Ganfeng Lithium ya está trabajando en la próxima generación, que tendría una densidad energética de 360 ​​Wh/kg.

Dongfeng E70 / Pack de baterías de estado sólido

El resto del mundo también está muy interesado en las baterías de estado sólido. Por ejemplo, British Volt va a construir una fábrica en Gran Bretaña especialmente para este fin,y en Francia KU Leuven y UCL, entre otros, están realizando investigaciones sobre este tema. Además, BMW y Ford han invertido conjuntamente en la empresa estadounidense Solid Power. El hecho de que Dongfeng sea el primero en tener una flota de prueba demuestra una vez más que no debemos subestimar a los chinos como creadores de tecnología.