Carlos Sainz (Audi)  llega como líder de la general al día de descanso tras  una etapa que ha caído en manos de Sébastien Loeb (BRX Hunter) por dos minutos. Nasser Al-Attiyah (BRX Hunter), con problemas antes de llegar al kilómetro 501 de la especial, se ha despedido de la pelea por la victoria al perder casi tres horas.

LOEB Sébastien (fra), en el descanso de la etapa de 48 horas

Como siempre abrir pista desde cada campamento ha sido complicado. De hecho, Carlos Sainz no ha tardado en ser alcanzado por un grupo de varios pilotos, entre los que se encontraba un Sébastien Loeb que salía siete minutos después. Si bien el francés perdía ayer 5’19’’ con el madrileño, en ese punto ya era el líder de la etapa.

Loeb supera a Sainz la etapa

Loeb supera a Sainz la etapa

Pero el golpe de teatro ‘con mayúsculas’ llegaría antes del kilómetro 501: Nasser Al-Attiyah ha estado más de dos horas parado. El piloto catarí ha roto un brazo de dirección de su Hunter y ha tenido que esperar a su camión de asistencia. Con una pérdida final de dos horas y 45 minutos respecto al vencedor de la etapa, hablamos de un margen demasiado grande como para no despedirse del triunfo en este Dakar.

Carlos Sainz se ha dedicado a rodar cerca de Sébastien Loeb en las dos últimas secciones –algo menos de 100 kilómetros hasta la meta–. La victoria ha sido finalmente para el francés por sólo 2’01’’, pero el madrileño ha preferido evitar sustos al tener una referencia cercana.

De esta manera, Sainz llega a la jornada de descanso como líder de la clasificación general con 20 minutos de ventaja sobre Mattias Ekström (Audi) y 29 minutos sobre Loeb (BRX); el resto, con Guillaume de Mevius (Toyota) en la cuarta posición, está a más de una hora.

Carlos Sainz preparándose para pasar la noche.

Héctor Daniel Oudkerk