En el Salón del Automóvil de Frankfurt, el fabricante alemán Continental presentó su nuevo concepto inteligente Conti Care, que debería permitir una mejor gestión de los neumáticos.

La estructura del neumático Conti Care presenta sensores que generan e interpretan continuamente datos de profundidad, daños, temperatura y presión de la banda de rodadura. Este sistema de control, en combinación con la aplicación web ContiConnect Live para la creación de redes de información, podría reducir los costos de reparación del vehículo y el tiempo de inactividad, especialmente para las flotas.

La tecnología PressureBoost permite el ajuste automático de la presión de los neumáticos según la situación, gracias a las bombas centrífugas presentes en la llanta y que almacenan el aire comprimido generado por la fuerza centrífuga de las ruedas durante la aceleración. Según el fabricante, esta gestión óptima de la presión reduciría las emisiones de CO2 y el consumo de combustible.
El diseño de la llanta SilentWheel está equipado con un amortiguador de vibraciones integrado, que reduce las vibraciones generadas durante la conducción, prometiendo aumentar la comodidad dentro del vehículo.